Inicio Barcelona Comer sin gluten en cenas tipo cóctel – Charlas y entrevistas en...

Comer sin gluten en cenas tipo cóctel – Charlas y entrevistas en la Fundación RBA

1269
Compartir
platos de nandu jubany

Change language / Cambiar idioma: es en

La mayoría de veces que vamos a un evento en el que hay una cena tipo cóctel, lo más habitual es que los celíacos no podamos comer nada, sobre todo si no lo has informado antes. Pues imaginaos si, además, fuerais también alérgicos al pescado y a algunas frutas. ¿Parece imposible verdad?

En la gran mayoría de los actos que organiza la Fundació RBA (editorial de 28 revistas como Lecturas, Saber Vivir, El Mueble y la edición española de National Geographic y más de 4.000 títulos en libros), me ha pasado todo lo contrario. De una manera u otra he podido comer.

20 aniversario national geographic españa

Al último acto al que asistí, fue para la celebración del 20 aniversario de la edición española de National Geographic, con un invitado tan especial como el Sr. Michael Yamashita – colaborador de National Geographic desde hace más de 35 años – que vino a presentar su reportaje llamado “El Encuentro entre Europa y Asia”, en el que narró el viaje de Marco Polo y las expediciones Zheng He, a través de las fotografías. ¡Apasionante!

El caso es que ese día, llegué más pronto de lo habitual. De hecho, mientras todo el Equipo de RBA acaba de ultimar los últimos detalles, creo que yo era la única persona sentada en el auditorio.

michael yamashita national geographic

Al cabo de un rato, todavía solo en la sala, el Chef Nandu Jubany (del conocido restaurante Can Jubany, en la Carretera de Sant Hilari, en Calldetenes, Bacelona) y Ana Saura (propietaria del sushi-bar Sakura-ya de l’Illa Diagonal en Barcelona) se pararon a mi lado mientras hablaban sobre como entrarían los platos, y en qué orden. Al verme allí tan temprano, Nandu se acercó a mí sonriendo y me dijo que todavía faltaba un poco para que empezara el acto, de manera que – teniendo en cuenta que esos días de julio hacía mucho calor – si quería algo de beber que se lo dijera. Tras agradecerle su ofrecimiento, aprovechando que todavía seguían allí, aproveché para explicarles mis alergias y preguntarles si habría algo sin gluten y sin pescado en el cóctel del final del evento.

Nandu me puso la mano en el hombro y me dijo que no me preocupara, que algo harían.

nina afgana national geographic

Al cabo de otro rato, volvieron con el Maitre del evento – que me reconocío de otros eventos en los que, a última hora, me había preparado algo aparte – y Nandu le explicó que prepararían una platita especial para mí. ¡UAU! Cuando ambos cocineros se marcharon, el Maitre me pidió que cuando abrieran la terraza, me dirigiera hacia el sentido contrario y una camarera me traería la plata. Aproveché este momento también para darle las gracias por las atenciones que me había tenido en otros eventos como el plato de pinchitos de pollo que me trajeron en la charla de Kilian Jornet (uno de los montañeros más destacados de nuestra época), o la bandejita de hamburguesas y canapés de la los VII Premios de Crims de Tinta.

Un poco más tarde, volvió con una camarera para indicarle a quien debía entregar esa plata tan especial. ¡Me moría de ganas de ver qué iban a traerme!¡Y de probarlo, por supuesto!

pinchitos de pollo

Igual que en las charlas que habían dado con Steve McCurry (el fotógrafo de National Geographic, también muy famoso, que tomó la foto – que me atrevería a decir que es la más famosa de la revista – de esa niña afgana de ojos vivos y velo rojo), con Kilian Jornet (uno de los montañeros más destacados de su época), con Jane Goodall (la conocidísima primatóloga y antropóloga) y demás personajes de renombre a nivel mundial; como era de esperar, la charla del Sr. Yamashita fue apasionante.

De hecho, cuando sales de estas conferencias, te dan ganas de recoger todo e irte a dar la vuelta al mundo para poder experimentar y sentir lo que sintieron los ponentes en sus viajes. ¡Una pasada!

platos de nandu jubany

Acabada la charla, abrieron la terraza y a medida que salía la gente, el equipo de recogían las sillas para hacer espacio en la parte interior del auditorio. Siguiendo las instrucciones del Maitre, me acerqué hacia las escaleras que me había indicado y esperé allí. Tras esperar unos minutos, vino una camarera con una bandejita para mí. En la bandejita había: unas hamburguesitas de lentejas con pan sin gluten – sí, sí, ¡sin gluten! – unas bolas de spritz, un canelón de daikon de nabo y berenjena, una ensaladita de calabacín y una crema de patata lima y especias. ¡Delicioso! ¡Estaba súper contento! 

terraza edificio RBA

Más allá del trato amabilísimo que me ha dado siempre el Maitre cuando he hablado con él, algo muy importante es que todos los camareros saben perfectamente qué comida llevan, ya que pueden explicar qué contiene cada uno de los canapés que sacan en cada bandeja. Esto es algo primordial para poder servir bien a todo el mundo, no solo a los que tenemos alergias e intolerancias, sino a cualquiera que quiera saber qué está comiendo. Aunque en ocasiones no han podido darme nada debido al riesgo de contaminación en la cocina, estoy muy agradecido por el trato y flexibilidad que han tenido siempre que han podido.

¡Muchas gracias a la Fundación RBA y a los cocineros que se encargan de las cenas cóctel!

canapes sin gluten

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. ¡Muchas gracias!

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Compartir
Artículo anteriorCan Perico – comer sano y sin gluten en Santa Perpetua de Mogoda
Artículo siguienteTel-Aviv: dónde comer sin gluten puede ser una aventura. ¡Cuidado con la contaminación cruzada!
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here