Inicio Bangkok Bangkok: estrenando la tarjeta de viaje sin gluten en tailandés

Bangkok: estrenando la tarjeta de viaje sin gluten en tailandés

2290
autopista tailandesa

Change language / Cambiar idioma: es en

Aunque no fue mi primer viaje a Asia, ¡sí fue mi primer viaje a Tailandia! Viajar a estos países no es como viajar por Europa o América del Norte… viajar en un país como este significa viajar a un país totalmente distinto en todos los sentidos: cultura, idioma, gente, olores, voces, forma de hablar, limpieza, conducción, expresiones, escritura y… por supuesto… ¡la forma de cocinar!

Tengas o no intolerancias alimenticias, todo el mundo que viaje a estos países tendrá que vigilar a la hora de comer y beber, sobre todo si se trata de comida cruda o agua no embotellada… el picante es otro punto a tener en cuenta y con el que se debe vigilar mucho… de hecho, resulta muy gracioso cuando ve a un extranjero rojo y bebiendo sin parar como un tomate porque pidió comida picante… pobrecitos… ¡jaja!

La base de la dieta asiática es el arroz, verduras hervidas, cerdo, ternera, pato y pollo, de manera que comer sin gluten en estos países es muy fácil. Con lo que si debéis tener cuidado es con las salsas, sobre todo aquellas fermentadas, ya que suelen fermentarlas con trigo (por ejemplo, algunas salsas de soja).

¡Centrémonos! Al tratarse de un viaje por trabajo, ya sabía que no tendría mucho tiempo para hacer el turista por Bangkok, de manera que decidí tomarme este viaje como un experimento para probar la tarjeta de viaje sin gluten en tailandés en restaurantes escogidos de forma aleatoria y… por supuesto… ¡comiendo siempre en restaurantes tailandeses!

comida tailandesa sin gluten en el hotel sheraton

Mi rutina era la siguiente: desayuno en el hotel, comer en la feria (hablaré de esto más adelante), y cenar en algún restaurante de la ciudad. ¡Y eso hicimos! Después de dos vuelos de 6h cada uno, con 4 menús sin gluten, sin pescado y sin fruta – si, un menú muy especial – llegamos a Bangkok al mediodía (hora local). La distancia entre el aeropuerto y el centro de la ciudad no era muy grande, pero el tiempo que necesitabas para cubrirla era horrible… ¡el tráfico en Bangkok es un infierno! Solo par que os hagáis a la idea… nos llevó 20 minutos avanzar 100 metros… ¡y no exagero!

boletín sin gluten mensual 1

Finalmente, llegamos al hotel y aunque un poco tarde, después de una buena ducha, fuimos a comer al restaurante del hotel para ir a ver como el stand en la feria de Bangkok. Pedir comida sin gluten en el hotel no fue difícil para nada… como era de esperar, en el pié de página del menú solicitaban que se informara al camarero en caso de alergias e intolerancias alimentarias… seguí esas instrucciones y le pedí al camarero que me ayudara a elegir un plato que encajara con una dieta sin gluten y sin pescado. Para asegurarme de que me había entendido, le mostré la tarjeta de viaje sin gluten en tailandés.

tarjeta de viaje sin gluten en tailandes

Nos pasamos toda la tarde en el stand con nuestro representante, conociendo a su equipo y haciendo los últimos retoques en el stand para empezar la feria al día siguiente. Cuando volvimos al centro, fuimos a pasear por un centro comercial que había justo delante de nuestro hotel. Después de hacer algunas compras nos dirigimos a la planta de los restaurantes: tailandés, japonés, chino, americano, italiano… muchos restaurantes para escoger peeero… lo teníamos muy claro: ¡queríamos comida tailandesa! Además, esa sería la primera prueba con la tarjeta de viaje sin gluten. ¡¡Chan chan!!
En ese restaurante no hablaban inglés y confieso que no estaba convencido al 100% cuando les mostré la tarjeta de viaje sin gluten en tailandés al camarero porque, mientras uno la leía, vino otro para leerla también y luego un tercero… cuando ya la habían leído todos, estuvieron discutiendo durante 5 minutos… luego me señalaron tres platos distintos. La única indicación que les di fue que quería comer ternera y que no fuese picante, porque ya había comido pollo en la comida… supongo que dijeron algo parecido a “¡no se hable más!” y me llevaron un plato de ternera troceada con verduritas. Para acompañar: arroz blanco. Soy consciente de que corrí un riesgo innecesario pero, ¡oye!, si los tres estaban de acuerdo… deberían estar muy seguros… ¿no?

comida tailandesa sin gluten en bangkok

Después de cenar, volvimos al hotel. Esta noche fue muy fácil dormir porque estaba agotadísimo del viaje y todavía no notaba el jet lag…

El desayuno en el hotel era bastante europeo, de manera que no es muy importante que hable de ello. Algo que sí me sorprendió fue que la camarera ya sabía quién era – ¿Cómo? No tengo ni idea –, ya que vino directamente hacia mí y me dijo “Buenos días Sr. Alberich, ¿quiere que le prepare un desayuno sin gluten especial para usted?”. Quede boquiabierto… por supuesto dije: “¡Sí!”.

Después de sobrevivir a un día duro en la feria, nuestro representante nos llevó a cenar a un restaurante típico. No me acuerdo del nombre del restaurante y, si me acordara, seguro que lo escribiría mal así que… os pido disculpas. Esta vez le mostré la tarjeta de viaje sin gluten al representante y él se encargó de hablar con las camareras, que empezaron a traernos comida. Pidieron 10 platos distintos, 4 de ellos sólo para mí: pato, cerdo, pollo y ternera preparados de distintas formas. Lo que más me preocupó durante la cena, fue que cada uno tenía su cuchara con la que se servía de todos los platos, de manera que era muy fácil que hubiese contaminación cruzada… pero, de nuevo, ¡no me pasó nada! En esta cena, probé dos platos totalmente nuevos: el llamado “sticky rice”, que es un arroz hervido envuelvo en una especie de plástico y que se comen como si fuera pan; y un postre de mango con arroz y leche de coco. Este último tenía un sabor muy especial… ¡Me encanta viajar!

¡La verdad es que fue una cena excelente! Aparte, nos regalaron un suvenir de Tailandia a cada uno: el mío era una estatuilla que representaba un Dios con cuerpo de persona y cabeza de elefante.
Si buscáis tarjetas de viaje sin gluten en distintos idiomas, este enlace os interesará seguro.

tipico postre tailandes sin gluten

Para no alargarme mucho en esta entrada, dividiré el viaje en dos. En la próxima entrada hablaré de la segunda parte del viaje. Entretanto, aquí podréis encontrar la tarjeta de viaje sin gluten en distintos idiomas.

Para ver las fotos del viaje, haz click aquí.

 

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos. ¡Muchas gracias! 

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Artículo anteriorTaberna La Concha – las mejores tapas sin gluten de Madrid
Artículo siguienteBangkok: cena romántica sin gluten al lado del aeropuerto
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez en cuando puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

1 Comentario

  1. Que suerte has tenido, yo me las he visto y deseado para poder variar en el menú. Casi siempre arroz y huevo. Plato típico Paid thai.
    Os contaré en breve en mi blog.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here