Inicio España Castell de Guanta: desayuno sin gluten tras una mañana de deporte

Castell de Guanta: desayuno sin gluten tras una mañana de deporte

1176
desayuno sin gluten en españa

Change language / Cambiar idioma: es en

Todo el mundo dice que, después de hacer deporte, ¡hay que recuperar fuerzas! Así que… ¡esto es lo que hicimos!

Quedamos con Marianna y Lilly para hacer una excursión en bicicleta. Antes hacía otra modalidad de bicicleta (descenso “down-hill”), nada que ver con hacer excursiones y… aunque no había subidones de adrenalina ni velocidad, ¡no estuvo nada mal! Lo mejor de esta excursión fue, por orden: la compañía, ¡por supuesto!; el desayuno (ya veréis qué pedazo de desayuno); y, por último, los paisajes.

Planearon una excursión desde Sabadell hasta el Castillo de Guanta, en Sentmenat. Era una excursión de unos 20km, más o menos… para algunos, sólo el calentamiento, para otros, demasiado larga como para plantearse de hacerla… para ellas, estuvo bien… para mí… hmmmm… digamos que no estoy en ninguno de los grupos que he mencionado antes… pero reconozco que tuve que empujar la bici durante el último kilómetro… ¡no estoy acostumbrado a pedalear tanto jaja!

Excursion en bicicleta

Empezamos a una hora razonable para un sábado por la mañana, primero por carreteritas y, más adelante, por caminos de tierra. La verdad es que me sentí mucho más seguro cuando dejamos la carretera para seguir por esos caminos porque no había coches casi. Al cabo de unas 2h pedaleando, llegamos al Castillo de Guanta. Eran alrededor de las 11 y media, ¡la hora perfecta para un buen desayuno sin gluten! Cuando llegamos al restaurante, aparcamos las bicis y nos sentamos en la terraza a disfrutar del sol. ¡La temperatura era perfecta! Y el olor… ¡¡uffff!! Brasa y carne recién hecha… ¡se me hace la boca agua! Cuando la camarera salió a tomarnos nota, le expliqué mi intolerancia al gluten y antes de seguir volvió adentro para preguntar si las butifarras tenían gluten o no.

boletín sin gluten mensual 2

De hecho, no esperaba que pudiera comer nada allí. No porque las butifarras puedan contener gluten, si no porque en un restaurante dónde tuestan pan de payés en las brasas, el riesgo de contaminación cruzada era muy elevado… peeerooo, ¡estaba equivocado! ¡Me encanta equivocarme en cuanto a esto! Al cabo de dos minutos, la camarera regresó a nuestra mesa para decirme que no había problema con el chorizo ni con las butifarras, pero que no tenían pan sin gluten… ¡no pasa nada! ¿Quien necesita pan con semejante plato?

desayuno sin gluten en el castillo de guanta

¡Vaya desayuno! Aunque habíamos desayunado antes de salir de casa, no nos costó nada comernos ese platazo, ya que estábamos hambrientos después de esas dos horitas de bici… Estuvimos una hora más hablando y disfrutando del buen tiempo en la terraza y, una vez habíamos bajado la comida, empezamos la ruta de vuelta. Ya que era casi hora de comer y casi no había tráfico, decidimos volver por el camino más corto: ¡la carretera! Al cabo de una hora estábamos de nuevo en casa, duchados y preparando una buena comida sin gluten. Tal y como he dicho al principio… ¡ hay que comer después de hacer deporte!

 

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos. ¡Muchas gracias! 

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Artículo anteriorLa Sandvitxeria – ¡Las mejores hamburguesas sin gluten de Sabadell!
Artículo siguiente¡Charla sobre viajar sin gluten con Face Joven!
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez en cuando puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here