Inicio Barcelona Out of China – un restaurante chino sin gluten en Barcelona

Out of China – un restaurante chino sin gluten en Barcelona

1522
Compartir
restaurante chino sin gluten en barcelona - out of china

Change language / Cambiar idioma: es en

Aprovechando que el otro día Isabel llegó a Barcelona a la hora de comer, ¡por fin tuvimos la oportunidad de ir al Restaurante Out of China! La última vez que fui, todavía estaba en la calle Muntaner, pero desde hace un tiempo está en la calle Aribau 112. Para variar, había hablado a Isabel varias veces sobre este restaurante, pero nunca encontrábamos el momento para ir a comer allí. ¡Al fin llegó el día!
No os hablo del típico bufete chino en el que pagaréis 8€ y podréis comer tanto como queráis. Este es un restaurante en toda regla. Bien decorado, tranquilo, con una carta que ofrece una gran variedad de platos y, lo más importante, todos los camareros saben lo que contiene cada plato.

Out of China Barcelona
Foto tomada de su página web

Era viernes. Llegábamos al restaurante entre las 14-14.15h y, por suerte, habíamos reservado mesa porque empezaba a estar lleno. Inicialmente, nos dieron solo el menú. Cuando les dijimos que éramos celíacos, nos trajeron el mismo menú con los platos sin gluten subrayados y dejaron un post-it rosa en nuestra mesa. Supongo que esto era el indicador para que, cualquier camarero que nos atendiera, supiera que esa mesa era sin gluten. Los platos sin gluten del menú no nos apetecían demasiado, de manera que pedimos la carta.

Identificador sin gluten out of china barcelona

¡Esto ya era otra cosa! Al abrir la carta, vimos que había muchísimos más platos disponibles sin gluten. De hecho, la inmensa mayoría lo eran. Mientras decidíamos, vino la camarera a pedirnos la bebida. Ambos queríamos un té helado. Al pedirlo nos dijeron que ese té no lo tenían certificado como “sin gluten” de manera que pedimos otra cosa. No sé vosotros, pero cuando me dicen esto en un restaurante, ya se me pasan todas las preocupaciones sobre si lo harán bien o no… ¿no os pasa lo mismo?

pan frito chino sin gluten out of china barcelona

Lo primero que pedimos fue un pan chino frito sin gluten, ¡queríamos probarlo! Se trata de un pan redondo, muy elástico, cuya corteza – aunque no estaba dura – costaba un poco de romper. Por la forma y el sabor nos recordaba a un brioche. Luego pedimos el arroz frito con verdura aromática que nos trajeron junto con una salsa de soja sin gluten que también estaba muy bueno. Y la mesa se nos iba llenando…

arroz frito con verdura aromatica out of china barcelona

Seguidamente al arroz frito, llegaron las carnes: primero nos trajeron unas costillas de cerdo crujientes con especias. Yo no sé como lo hacen, pero en todos los países asiáticos en los que he estado, la carne siempre es tierna. El sabor de las especias no era predominante y la carne se separaba muy fácilmente del hueso. ¡Perfectas!

costillas de cerdo crujientes con especias out of china barcelona

Luego vinieron los raviolis de lomo y cebollino chino. Al morder ese ravioli, primero notabas el sabor de la pasta sin gluten, que un poco aceitosa, se rompía fácilmente dejándote llegar al interior donde había el lomo y el cebollino. Al principio, el cebollino no se nota, pero cuando has masticado un poco y tragas, deja un sabor muy especial en la boca. ¡Delicioso! Cuando nos trajeron este plato, lo primero que hicimos fue pedir los palillos chinos. Siempre que voy a un restaurante asiático (tailandés o chino normalmente) pido los palillos. De esta manera, aunque esté al lado de mi casa, al estar comiendo platos tan distintos y sin cubiertos, la sensación de estar lejos es mayor. ¡Me encanta!

raviolis de lomo con cebollino chino out of china barcelona

Para terminar, llegó el solomillo de cerdo ibérico frito con salsa agridulce. Aunque ya estábamos un poco llenos, a un solomillo como ese no se le puede dejar en el plato. Como era de esperar, la carne era muy tierna, y el contraste de sabores de carne, verduras y la salsa agridulce, hacían que ese plato pasara muy fácilmente. ¡También lo comimos con los palillos!
Y, de repente… ¡ya habíamos terminado! No nos lo podíamos creer. Habíamos comido mucho, pero la comida no nos pesaba tanto como otras veces que habíamos comido cantidades similares.

solomillo de cerdo iberico con salsa agridulce out of china barcelona

Aunque de la carta de postre podíamos pedir cualquier cosa: pastel de chocolate, crep con helado de vainilla, pastel de zanahoria, helado de té verde, etc. Isabel decidió pedirse un zumo de naranja con jengibre. Yo di un par de sorbos y ya está.

Esta fue nuestra experiencia comiendo comida china sin gluten en Barcelona. ¡Si tenéis ocasión, os recomiendo que vayáis! ¡No os arrepentiréis!

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. ¡Muchas gracias!

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Compartir
Artículo anteriorRestaurantes sin gluten en Nueva York
Artículo siguienteRestaurantes sin gluten en Isla Mauricio
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here