Inicio Budapest Budapest: ¡el mejor restaurante y pastelería sin gluten!

Budapest: ¡el mejor restaurante y pastelería sin gluten!

1405
Compartir
restaurantes sin gluten en budapest

Change language / Cambiar idioma: es en

Tras los primeros tres días en Budapest, ya sólo nos quedaban dos días de viaje… ¡qué rápido había pasado! Ya habíamos visto casi todo lo que queríamos ver, y ahora tocaba relajarse de verdad. Ese día, íbamos a visitar el majestuoso Parlamento de Budapest. Como os decíamos en el post anterior, es recomendable comprar las entradas con antelación para que haya disponibilidad para el horario que mejor os vaya en función de como tengáis organizado el resto del viaje. Nosotros no lo hicimos así, y ese día nos tocó madrugar ya que entrábamos los primeros.

parlamento de budapest

La visita fue muy amena y con algún punto de riesgo para alguno de los visitantes… ¡y no es porque no hubieran avisado! Mientras estábamos viendo la corona, la guía nos informó de que nos mantuviéramos alejados de los guardias que la custodiaban. Y con mucha razón nos avisó… los guardias están inmóviles y, de vez en cuando, hacen un movimiento para descansar y cambiar de posición. El peligro está en que el movimiento lo hacen con la mano que sostiene el sable. Uno de nuestro grupo pareció darle poca importancia y se llevó un buen susto cuando el sable del guardia pasó bastante cerca de su torso. Me recordó mucho a esos vídeos de turistas molestando a la guardia real en Londres.

pasteleria panaderia glutenmentes budapest

Al salir del Parlamento, ¡teníamos una misión! Habíamos intentado 2 veces – sin éxito – ir a la panadería – pastelería Glutenmentes, en la calle Dob número 30, cerca de dónde teníamos el apartamento. En todas las ocasiones la habíamos encontrado cerrada. Por supuesto, era debido a las fechas en las que estábamos (fin de año).

Esta vez la encontramos abierta y menuda alegría. Aunque es un establecimiento muy pequeño, ¡lo que ofrecen está delicioso! Nosotros compramos lo siguiente:

  • Una bolsita de palitos de queso;
  • Una bolsita de palitos de pipas; 
  • Unos croissants;
  • Un pastel de chocolate recubierto de mermelada de arándanos;
  • Unos espirales de chocolate;
  • Y unos espirales de canela.

comida sin gluten glutenmentes budapest

Al llegar a casa, teníamos que preparar unos bocadillos para comer después del balneario pero no pudimos evitar comer un poco de todo lo que habíamos comprado. ¡Nos moríamos de ganas de probarlo! Qué bueno estaba todo… ¡impresionante!

Una vez saciamos un poco el apetito… o nuestra gula, preparamos la mochila y los bocadillos y fuimos andando hasta el Balneario. Tardamos unos 40 minutos en llegar y, aunque no hacía muy buen tiempo, pudimos ver los grandes caserones y mansiones – algunos en ruinas – de la avenida Andrássy.

balneario budapest

Aunque decía que sólo aceptaban efectivo, por suerte pudimos pagar con tarjeta. Aun así, si vais a ir, intentad llevar efectivo por si acaso. Nos cambiamos y fuimos directo a las piscinas exteriores. Hay dos, una en la que el agua está a 37 grados y otra en la que el agua está a unos 20-25 grados (más o menos). Aunque había mucha gente, allí fuera había espacio para todo el mundo. Dentro ya era un poco más apretado, pero estuvimos bien igualmente.

Al salir, sobre las 16h, estábamos realmente hambrientos. Después del baño queríamos ir a patinar sobre hielo. No pudimos porque estaba lloviendo bastante fuerte y, después de comernos los bocadillos en el portal del balneario, volvimos a casa.

humbak sin gluten budapest

De camino vimos que en la calle Erzsébet número 12 había un cartel indicando “glutenmentes” en el restaurante Humbak. No entramos pero lo anotamos por si puede servir de ayuda a alguien. (Corrección del 05.03.2018! esto es solo un bar, no tienen nada sin gluten! lean los comentarios del post en inglés).

Al día siguiente – el último del viaje – madrugamos un poco para poder cerrar maletas y llevarlas a las oficinas del apartamento. Teníamos el vuelo a las 20h y queríamos aprovechar el día. De hecho, decidimos no ir a dar el paseo en barco que queríamos hacer para poder ir a patinar sobre hielo. Era lo que quería Isa para su cumple, así que no había discusión.

patinar sobre hielo en budapest

¡Hacía un día radiante! Tras patinar un par de horas, llegó la hora de comer. Esta vez teníamos reserva en el Drop Gluténmentes, un restaurante 100% sin gluten en la calle Hajós número 27. Esta calle es una perpendicular de la Avenida Andrássy, relativamente cerca de la Basílica de San Esteban.

¡Alucinamos con el menú! Aparte de que todo era sin gluten, había mucho dónde elegir.

drop sin gluten budapest

Cuando vino la camarera, Isa le preguntó por las hamburguesas y yo por los platos típicos. A diferencia de lo que no hicimos en la pastelería Grimm de Viena, esta vez preguntamos a la camarera si usaban almidón de trigo sin gluten y nos dijo que sólo en las hamburguesas. Inmediatamente las descartamos, ya que Isa es alérgica al trigo.

Tras leer varias veces el menú, los dos nos decantamos por la comida típica. De primero, decidimos compartir una plato de quesos para compartir, ¡como siempre! 

surtido de quesos restaurante drop budapest

De segundo, Isa pidió un pollo empanado con pan rallado y azafrán, relleno de queso y acompañado de puré de patatas y ensalada. Yo me decanté por el la brocheta de filete de cerdo con ratatouille húngaro con patatas fritas. ¡Ambos platos estaban realmente deliciosos!

Aunque estábamos llenos, queríamos probar los postres. Había varias opciones, pero al final yo decidí no tomar nada – estaba demasiado lleno – e Isa pidió un batido de chocolate que, por la cara que tenía mientras lo tomaba, seguro estaba muy rico.

comida tipica hungara sin gluten budapest

Al salir del restaurante, todavía quedaban un par de horas para que el taxi viniera a recogernos, de manera que fuimos paseando de nuevo hasta el Parlamento para verlo por última vez.

A llegar al aeropuerto, tardamos un buen rato en poder facturar las maletas ya que abrieron muy tarde el mostrador de Ryanair. Tras pasar el control de seguridad, como es habitual con esta aerolínea, todavía faltaba media hora para que indicaran la puerta de embarque… ¡casi perdemos el vuelo! Nos sentamos a charlar y se nos pasó el tiempo volando… tuvimos que correr hacia la puerta. Suerte que teníamos embarque prioritario y nos ahorramos toda la cola…

ryanair sin gluten

Cuando preguntaron si alguien quería comer algo del menú (de pago claro), le pedimos a la azafata si tenían algo sin gluten. ¡Sorprendentemente, en Ryanair tienen comida sin gluten! Por lo que pudimos ver, tenían:

  • Pollo Tikka Masala.
  • Patatas fritas (o algo parecido).
  • Gominolas.
  • Una barrita de chocolate belga de Dr. Coys Mint.
  • Una bolsita de palomitas con sabor a fresa. 
  • Cacahuetes.
  • Caramelos “Tic-Tac”.
  • Aceitunas.

Estos son otros restaurantes sin gluten en Budapest que descubrimos mientras paseamos:

• Hard Rock Café en Deák Ferenc 3.

• Vendetta en Váci 16a.

• Humbak en Erzsébet krt. 12.

• Glutenmentes en Dob 30.

• Drop en Hajós 27.

Encontraréis los supermercados en la primera parte del viaje.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. ¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Compartir
Artículo anteriorBudapest: ¿Dónde comer goulash sin gluten?
Artículo siguienteBaqueira-Beret: ¡Ponte las botas sin gluten para esquiar en las mejores pistas de España!
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here