Inicio Bristol Rouen y Bristol: buscando restaurantes sin gluten en estas ciudades con tanta...

Rouen y Bristol: buscando restaurantes sin gluten en estas ciudades con tanta historia

1434
restaurantes sin gluten en bristol

Change language / Cambiar idioma: es en

Este es la primera publicación sobre uno de los Road Trip que hice en 2012, sólo y en coche. Un viaje de 17 días cruzando Francia, Inglaterra y Escocia, pasando por Rouen, Bristol, Stonehenge, Salisbury, Bath, Nottingham, El Muro de Adriano, Glasgow, Isla de Skye, recorriendo el Lago Ness hasta llegar a Inverness, yendo a Aberdeen por la ruta del Whiskey, visitando el Castillo de Stirling antes de llegar a Edimburgo para pasar 4 días en los festivales de agosto y luego volver a casa parando en York, Boulogne sur Mer y el Puente de Millau. Aunque conduje más de 5.700km, el viaje se me hizo muy corto.

Viaje por Inglaterra y Escocia

En esos momentos estaba viviendo en Zaragoza y justo acababa de leer por cuarta o quinta vez mi libro favorito, El Médico de Noah Gordon, y también One Day de David Nichols. Como ambos acaban en Escocia, me entraron ganas de conocer esa región, de manera que me puse a planear el viaje. ¡Siempre que puedo intento viajar en coche! La primera parada que hice fue Rouen, a 1.126km de Zaragoza.

Como os cuento en este otro post, la experiencia en Francia puede ser nefasta, de manera que me fiaba poco de las áreas de servicio, así que me preparé un bocadillo para desayunar y llevaba una ensalada de pasta en un tupper desechable para sobrevivir durante el camino.

bocadillo sin gluten en francia

Llegué a Rouen sobre las 16h de la tarde. Llevaba casi 10h en la carretera y estaba un poco cansado, pero todavía tenía toda la tarde por delante y, ya que llevaba todo el día sentado, me apetecía andar un poco y conocer La Ciudad de los Cien Campanarios, la capital de Normandía. Atravesada por el río Sena, esta ciudad con sus casitas de la Edad Media, infinidad de Iglesias y el Reloj de Oro en el centro te hacía sentir como si hubieras viajado en el tiempo. Incluso en el centro había paraditas como las que se ven en películas como Destino de Caballero, también mi favorita.

Rouen

Llegada la hora de cenar, encontrar un restaurante sin gluten en Rouen fue un reto… por internet no había encontrado ninguno (en 2012 no había tantas aplicaciones e información disponible como hoy) de manera que, mientras paseaba, aproveché para fijarme en algunos restaurantes a los que volví para enseñarles la tarjeta de viaje sin gluten y ver qué podían darme. Acabé comiéndome medio pollo con ensalada y me quedé fenomenal. En estas situaciones, es cuando debemos confiar en el camarero/cocinero. Al día siguiente, en el Hotel des 2 Rivieres, me prepararon un desayuno sin gluten. Básicamente me ofrecieron un poco de pan, jamón cocido y un zumo. Suficiente para cargar pilas y dirigirme hacia el Eurotunnel, en Calais.

Eurotunnel

Estaba muy emocionado porque era la primera vez que ponía el coche en un tren. El Eurotunnel es la forma más rápida de cruzar en coche a Inglaterra, ya que sólo tarda 25 minutos. ¡El tren no tiene ni asientos! ¡Vas sentado en el coche! ¡Es genial! Además, al llegar a Folkestone, al otro lado del Eurotunnel, el GPS me dio un mensaje que me sacó una sonrisa de oreja a oreja: “Alerta, estás en una ruta dónde conducen por el otro lado de la carretera”. Además, iba con un coche europeo, de manera que conducía “del revés, del revés”. ¡Esto le añadía emoción a la aventura!

Conducir por la derecha en reino unido

Me quedaban 3h de coche hasta llegar a Bristol, dónde me encontraría con Laia, la amiga de otra amiga mía que estaba trabajando allí. Durante estas tres horas me fui acostumbrando a la nueva forma de conducir. Lo que más me costaba era adelantar, ya que no veía nada porque mi volante estaba a la izquierda y tenía que invadir todo el carril para poder ver… con el paso de los días, lo que hacía era pegarme al guarda raíl para ver si venía otro coche o no… ¡y las rotondas! ¡Sentía como que las hacía todas contra dirección!

boletín sin gluten mensual 2
Al llegar a Bristol, me dirigí al The Malago House, un B&B que estaba más o menos cerca del centro. Fui a comer algo rápido en el McDonalds (la ensalada y las patatas son el comodín para todos los viajes en casi cualquier sitio del mundo), compré una tarjeta SIM con un número inglés que me duró todo el viaje y a encontrarme con Laia y sus amigas.

 

Clyfton Suspension Bridge in Bristol

El plan era ir al International Balloon Fiesta en el Ashton Court Estate, detrás de la Ashton Court Mansion. De camino hacia allí, pasamos por el Clyfton Suspension Bridge, uno de los símbolos distintitos de la ciudad y muy utilizado como escenario de películas y anuncios publicitarios. Hacía un día magnífico y nada de frío, de manera que la calle estaba abarrotada de gente. No me extraña que aprovechen los días como ese, ya que normalmente el tiempo que tienen es horrible… ¡cuando fui a Manchester (en otro viaje) tuve niebla, lluvia, nieve, viento y sol en el mismo día!

buen tiempo en Bristol

Desde allí, fuimos andando hasta el parque Ashton Court Estate. Pasando por calles llenas de grafitis con mensajes de amor, críticas sociales o simplemente imágenes bonitas. Todo muy inglés por supuesto. Por el camino, nos cruzamos con todo tipo de gente: punks, skaters, gente trajeada, hipsters… A medida que avanzábamos por los distintos barrios, el panorama cambiaba. ¡Un mix socio-cultural muy interesante!

grafitis en Bristol

Cuando llegamos al parque quedé impresionado. ¡Qué pasada de sitio! Tales extensiones de terreno verde en medio de las ciudades nos faltan en España… estaba lleno de gente haciendo deporte, paseando al perro, jugando con sus hijos… muy agradable todo. Además, tardamos unos 10 minutos andando hasta llegar a la Mansión, que era enorme. Justo detrás ya empezaban las ferias, llenas de paraditas de juegos y comida. Como era de esperar, no había nada sin gluten en ninguna de las paradas. Suerte que siempre que hago viajes así llevo comida en la mochila (por si acaso) y pude comer algo.

International Balloon Festival Bristol

Tocadas las nueve de la noche empezaron con el Night Glow, la parte más icónica de esta fiesta dónde numerosos globos iluminan el cielo, ya oscuro, mientras lanzan las llamaradas para salir volando. Es muy bonito de ver porque lo hacen al ritmo de la música y, a medida que las llamaradas van iluminando cada globo de forma intermitente desde el interior vas oyendo los “oooh, que bonito” de todo el mundo, sobre todo de los niños.

International Balloon Fiesta Bristol

Finalizada la fiesta, nos encontramos con otros amigos de Laia y nos quedamos un buen rato en el parque hablando. Esa noche fue genial porque conocí a mucha gente. Como algunos vivían en las ciudades por las que pasaría, intercambiamos teléfonos para quedar cuando estuviera por allí.

Al día siguiente nos íbamos a ver el Stonehenge, comer en Salisbury y visitar Bath.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

 

Los restaurantes sin gluten en Bristol son: 

1) T.G.I. Fridays en The Cabot Circus de Gloucester St.

2) Bella Italia, una cadena de restaurantes que encontraréis en:

  • Cabbot Circus
  • 8-10 de Baldwin Street.

3) Brasserie Blanc en Cabot Circus.

4) Pret a Manger, una cadena de comida fresca que da a la caridad lo que sobra cada día:

  • 95 de Broadmead Street.
  • 29-30 de Queens Road.

5) Carluccio’s, un restaurante italiano en Quake Friars (Cabot Circus).

 

Otros restaurantes:

7) The Commercial Rooms en 43 de Corn Street.

8) The Knights Templar en el 1 The Square, en Temple Quay.

9) V-Shed en The Waterfront en Canons Road.

10) Jamie’s Italian en el 89 de Park Street (Cerca de la Universidad).

11) La Tasca, en Glass House de Cabot Circus, que también está en Manchester.

Por favor, tened en cuenta que hice este viaje hace 6 años, por lo que seguro que a día de hoy hay más opciones sin gluten de las que encontré en su momento.

 

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, asegúrese siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos. ¡Muchas gracias!

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Artículo anteriorRestaurante La Mordida: un viaje maravilloso por la gastronomía mexicana sin gluten dentro de Madrid
Artículo siguiente¡CELEBRAMOS LOS 10.000 SEGUIDORES CON UN SORTEO PARA VOSOTROS!
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez en cuando puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here