Inicio Eslovaquia Poprad: comiendo sin gluten en el Café Razy

Poprad: comiendo sin gluten en el Café Razy

1708
Compartir
Castillo de Bratislava

Change language / Cambiar idioma: es en

En verano de 2015, hice un viaje relámpago a Eslovaquia con mi Padre para visitar una empresa en Poprad, una pequaña ciudad al norte de Eslovaquia, cerca de las Montañas Tatra. ¡Una zona muy bonita, por cierto!

Cuando digo un “viaje relámpago”, es literal: tomamos el avión desde Barcelona a Viena a las 12 de la mañana aterrizando allí sobre las dos de la tarde para coger rápidamente un taxi que nos llevaría entre cuarenta y cinco minutos y una hora hasta la estación de tren de Bratislava dónde cogeríamos un tren a las cuatro de la tarde que no llevaría a Poprad en unas seis horas aproximadamente… ¡¡uff, que estrés!! ¡Pero lo conseguimos! Incluso después de escribirlo he acabado agotado…

(Disculpad que no haya puesto comas, lo he hecho a propósito para que sintierais el mismo frenesí que sentimos para coger todas las conexiones a tiempo).

Estacion central bratislava

Los problemas con la comida empezaron en ela vión… ya que era un viaje, podríamos decir, improvisado, no reservé el vuelo con suficiente tiempo para pedir el menú sin gluten, de manera que me llevé un bocadillo, que me comí durante el vuelo. Hasta aquí, todo bien. El problema fue que solo traía un paquete de galletas que se suponía sería mi desayuno el día después… por lo tanto, no tenía comdia para el resto del día… reconozco que no preparé bien este viaje… pero era domingo cuando lo preparamos y no estaba nada abierto… vaalee… ¡excusas baratas! Pero tenía que intentarlo :P!

Cuando llegamos a al estación de tren, alrededor de las tres de la tarde, estábamos hambrientos… ¡nos moríamos de hambre! Justo al entrar en el tren, a las cuatro de la tarde, buscamos nuestros asientos y luego fuimos directamente al vagón restaurante para ver qué ofrecían de menú… ¡hah! El “problema” era que tanto la camarera como el menú solo estaban disponibles en eslovaco… no había nada en inglés… de manera que… ¿cómo explicas que eres celíaco y alérgico al pescado a alguien que no habla inglés? ¡Muy fácil! ¡ Por suerte, hoy en día, el wifi es más necesario que el inglés jaja! Así que me conecté al wifi del vagón restaurante y escribí en Google Transalte los requisitos de mi dieta sin gluten y mis otras alergias para traducirlo al eslovaco. Cuando se lo enseñé a la camarera dijo: “ooooh, lepok!” con una expresión que decía: “¿por qué no lo dijite antes? ¬¬”, entonces se llevó mi teléfono a la cocina… al cabo de un rato, volvió con el cocinero – que si hablaba un poco de inglés – y me explicó que podía prepararme pollo a la plancha con arroz y verduritas. ¡Fantástico! Aquí encontraréis la tarjeta de viaje sin gluten!

comer sin gluten en tren eslovaco

Seis horas más tarde y hambrientos de nuevo, llegamos a Poprad. El Sr. Peter P., Director de la empresa que íbamos a visitar, nos estaba esperando en la estación para llevarnos al hotel y luego a cenar al centro de la ciudad. Fuimos al Café RAZY, dónde las cosas fueron mucho más fáciles: primero porque tenían el menú en inglés con una leyenda a pié de página con todos los alérgenos; segundo porque Peter hablaba español, inglés y, por supuesto, eslovaco. ¡Esto ayudó mucho! Finalmente me decidí por un plato con un nombre que invitaba a probar: CRAZY MEAT, una mezcla de carne de cerdo, ternera y patatas asadas y, como era de esperar, mucha mantequilla. Estaba bastante bueno.

Comer sin gluten en poprad

Después de cenar, Peter nos llevó de vuelta al hotel y aprovechó para informar a la recepcionista sobre mis alergias e intolerancias. Al día siguiente, desayuanmos pronto ya que sólo teníamos dos horas para visitar la fábrica… ¡por eso decía que era un viaje relámpago! A las 11h de la mañana teníamos que coger el tren de vuelta a Bratislava para coger el vuelo desde Viena a las 7h de la tarde… De maenra que, después de comerme unos huevos revueltos y un yogur con mermelada de fresa, fuimos directos a la fábrica. Tras una reunión sobre los planes de futro y una visita a la planta, Peter nos trajo de vuelta a la estación.
La comida en el tren fue más fácil que el día anterior. Esta vez la camarera hablaba inglés y tenía un pantallazo de la descripción de la celiaquía en eslovaco, y también una foto del plato de pollo con arroz y verduritas, así que se lo mostré todo y me prepararon algo similar. ¡Suficiente para sobrevivir al trayecto!

tipica comida eslovaca sin gluten

Cuando llegamos a Bratislava, teniamos un poco de margen hasta coger el taxi, de manera que aproveché para quedar con Paula, una chica eslovaca que conocí cuando vivía en Finlandia, hace unos años. No tuvimos tiempo ni para tomar un café pero – aunque nos habíamos visto dos meses antes, en Alemania, para la boda de Johannes y Natalie, una pareja alemana que conocimos también en Finlandia – fue agradable verla de nuevo y poder hablar un rato en la estación de Bratislava. Siempre es bonito poder ver a amigos que viven lejos.

De nuevo en el avión, a esa hora, en German Wings ofrecían un bocadillo. Por casualidad, la mujer que se sentaba a mi lado había pedido un bocadillo sin gluten. Yo no lo había hecho porque había reservado el vuelo demasiado tarde pero, de cualquier modo, tampoco habría podido comer el bocadillo porque soy alérgico al pescado… nunca entenderé porque usan ingredientes con alérgenos cuando preparan comidas especiales… ¡en fin! Cuando la azafata le dio el bocadillo sin gluten a esa señora, le pregunté si tenía algún snack o algo que pudiera comer. La azafata me dijo que no pero, cuando la señora oyó la conversación, me dio un snack sin gluten de una marca eslovaca: ALASKA, con dos barritas rellenas de nata. ¡Estaba muy bueno! Para agradecerle el detalle a esa mujer, le dí una lista de los mejores restaurantes sin gluten en el centro de Barcelona.

snack sin gluten en eslovaquia

Para ver las fotos del viaje, haz click aquí.

 

En relación a otros restaurantes sin gluten en Bratislava, encontraréis:

1) Pizza Mizza en:

– Tobrucká 5.

– Trhová 24.

2) Lucy’s Vegan Food en Maly Trh 4121/2.

3) La Trattoria en Sinokvetna 11.

 

En cuanto a restaurantes sin gluten en Poprad, tendréis que usar la tarjeta de viaje sin gluten porque no encontré ninguno más.

 

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. ¡Muchas gracias! 

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Compartir
Artículo anteriorCreps Barcelona – los mejores crepes sin gluten de la ciudad
Artículo siguienteIndia: sobrevivir sin aplicaciones sin gluten también es posible
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez en cuando puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here