Inicio India India: no solo hay que vigilar la contaminación cruzada… ¡también el agua...

India: no solo hay que vigilar la contaminación cruzada… ¡también el agua y los alimentos crudos!

danza tipca de la india

Change language / Cambiar idioma: es en

Desde Delhi (en la primera parte), íbamos bajando hasta Mumbai…

Durante el viaje hacia Jaipur, paramos a visitar la Ciudad Encantada de Fatehpur Sikri, una antigua ciudad que mandó construir el Emperador Akbar en el siglo XVI, que disponía de grandes áreas públicas y privadas. Esta ciudad, en la que predominaban los colores rojos debido a los materiales de construcción, fue abandonada debido a la falta de agua y, como siempre, los saqueadores se llevaron todos sus tesoros…

Thigrit, ciudad vieja

Finalmente, ¡llegamos a Jaipur! Aunque no estaba demasiado lejos de Agra, nos llevó un buen rato… dormirmos en el Hotel Le Meridien. ¡Qué pasada de hotel! De hecho, esta fue una de las cosas que más me sorprendieron de este país… el contraste entre el interior y el exterior de los hoteles: de puertas hacia dentro todo era nuevo, brillante, limpio, olía bien y la gente iba bien vestida y conducía coches carísimos; de puertas hacia fuera era todo lo contrario: pobreza, hambre y malos olores… este tipo de viajes es de los que te abren los ojos a como es la realidad de otra gente y te das cuenta de la suerte que tienes de tener todo lo que tienes… ¡de veras!
Al día siguiente, visitamos el Fuerte Amber, al norte. Se trata de un palacio amurallado en la cima de un montículo al que puedes subir andando o en el lomo de un elefante. ¡Esto último es lo que hicimos! Una vez arriba, el guía nos explicó la historia de ese sitio y nos llevó a la sala de los espejos y las ventanas desde donde podías ver más llá de las murallas y admirar el valle.

montar en elefante en la India

Después de pasarme 20 minutos insistiendo a un indio de que no quería comprarle su turbante, salimos del fuerte y fuimos a un restaurante… de nuevo un sitio que parecía improvisado. ¡Riesgos! Nos ofrecían pollo asado con patatas fritas y el típico pan indio que hornean pegándolo en las paredes del horno, de manera que la harina estaba en todas partes… el guía y yo fuimos a hablar con el cocinero. Nos llevó bastante rato hacerle entender cuál era el singificado de “sin gluten” y que no había suficiente con quitar el pan del plato, ya que no podía comer nada que hubiese estado en contacto con la harina. Al cabo de un rato de insistir, lo entendió y preparó (delante de mi) medio pollo asado con ensalada… más pollo… ¡Creo que después de este viaje no volví a comer pollo durante tres o cuatro meses! Eso es lo que pasa cuando vas a este tipo de países en los que no están acostumbrados a tratar con intolerancias alimentarias… es un esfuerzo extra que debemos hacer pero, ¡oye!, ¡al final lo conseguimos siempre!

Fuerte Amber en Jaipur

Después de comer, el guía nos llevó al Palacio de los Vientos, un edificio decorado con balcones y ventanas delicadas desde los que las mujeres del Maharaja observaban la vida del exterior del palacio. Lo sé… ¡es otra cultura! Tras la visita al palacio, nos llevó al Observatorio Astronómico y de vuelta al hotel. A la hora de comer, ya me encontraba un poco mal… pero no me sentía como si hubiera comido gluten… ¡la ensalada! ¡Menudo error!

De hecho, en todos estos países hay que tener mucho cuidado a la hora de comer comida cruda… y yo no lo hice… aunque no me encontraba muy bien, comí algo rápido y me fui a dormir…

boletin mensual sin gluten 2 - ES - BANNER POST

Por la mañana, temprano, ¡empezaron los retortijones! Y tuve que levantarme corriendo para ir al baño. Casi ni desayuné, aunque la visita a la empresa de ese día era la más interesante del viaje ¡Lo pasé realmetne mal! ¡Por suerte, al ser una empresa internacional estaban acostumbrados a recibir a europeos con dolor de barriga por no haber tenido cuidado con los alimentos crudos! El propietario de la empresa nos llevó a comer a un restaurante muy bueno y, sin preguntarme, pidió directamente un plato de arroz blanco y cordero a la plancha. Por la noche, cené algo ligero y me fui directo a la cama, agotado.
Al día siguiente – último día del viaje – ya estaba casi recuperado. De todos modos, decidí quedarme en el hotel para acabar de recuperarme del todo antes de coger el avión de vuelta que era por la noche.

CONCLUSIÓN: es posible viajar sin usar las aplicaciones y las tarjetas de viaje sin gluten con las que nos sentimos tan seguros. Eso sí, es mucho más fácil viajar con estas herramientas pero, en caso de que no dispongas de ellas, es posible no pasar hambre… ¡eso sí!, tened cuidado con el agua no embotellada y los alimentos crudos… ¡y esto aplica a todo el mundo, celiacos o no!

Para ver las fotos del viaje, haz click aquí.

Tarjeta de viaje sin gluten en Hindi

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos. ¡Muchas gracias! 

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here