Inicio Almería Marruecos: tranquilidad sin gluten gracias a la tarjeta de viaje sin gluten

Marruecos: tranquilidad sin gluten gracias a la tarjeta de viaje sin gluten

Puesta de sol en oasis de marruecos

Change language / Cambiar idioma: es en

Parece mentira que un país tan cercano al nuestro, pueda ser tan distinto… pero puedo aseguraros que, con lo que he podido conocer de Marruecos a lo largo de los tres últimos años, solo puedo definirlo como el país de los contrastes. Un país que sobrevive dentro de su propio desorden, un país sin límites y donde quizá existan las normas, pero se cumplen más bien poco y, en contraposición, un país muy bonito y hospitalario en algunas zonas: un tráfico caótico con peatones, vehículos de tracción animal, bicicletas, motocicletas, triciclos, coches, camiones y autobuses circulando por la misma vía; cortes de electricidad entre provincias; vehículos cargados como nunca habríais imaginado; poca luz; carreteras peligrosísimas; y corrupción, contrabando y trueque; pero eso sí, unos paisajes y una comida por los que vale la pena aventurarse a perderse por las montañas y desiertos para conocer a fondo su cultura más rural. ¡Supongo que este es el motivo que me ha llevado a volver cada año desde 2014!

marruecos no tiene límites
Este año hicimos una ruta de 4.640km en coche desde Barcelona hasta el Lago Iriki, al sur de Marruecos. El día 25 de diciembre, aproveché para visitar a Isabel y celebrar juntos un pedacito de la Navidad. Al día siguiente, después de zamparnos unas tortitas con Nutella que seguro serían la envidia de todos los americanos, me fui hasta Almería dirección Valencia, donde me encontraba con Carles y Aurea, una pareja que conocí la primera vez que bajé a Marruecos. Tras las paradas de rigor por el camino y acomodarnos en el hotel Gran Fama de Almería, fuimos directos al Restaurante La Piedra, un Asador Argentino con carta sin gluten que nos recomendó Bea de Face Joven, el año pasado. Nos tomamos un cochinillo y un solomillo a la piedra que estaban deliciosos y, de postre, una tarta de Dulce de Leche para rematar. Teníamos que aprovechar al máximo, ya que las posibilidades de no probar bocado como ese en los próximos 12 días eran muy altas… ¡demasiado!

comidas sin gluten faciles de hacer

El día 27 de diciembre a las 12h teníamos que estar en el puerto de Almería para embarcar en el ferry que nos llevaba hasta Nador así que, después de un buen desayuno sin gluten que me prepararon en el hotel (acordaos de avisar con antelación para que lo tengan todo listo), fuimos a comprar las últimas provisiones para el viaje y nos dirigimos hacia el puerto. Allí, mientras esperábamos, nos hicimos unos bocadillos para la comida, ya que el trayecto de Almería a Nador dura 6h y, al llegar a Marruecos y pasar la frontera – nunca sabes si vas a tardar 5 minutos o 4 horas, ni cuanto dinero te va a costar – nos quedaban 5h hasta Midelt, donde teníamos el primer hotel… llegamos allí a las 2h de la madrugada. Sobre el hotel Taddart de Midelt os puedo contar poco porque siempre hemos llegado muy tarde por la noche y nos hemos ido muy temprano por la mañana. Lo que sí os puedo contar, y esto aplica para todos los hoteles, es que os llevéis comida para el desayuno – y si vais de ruta durante el día también. Para las cenas, con mostrar la tarjeta de viaje sin gluten, no hay problema.

Habiendo dormido muy poco pero con 400km de pista por delante hasta Erfoud, no podíamos levantarnos muy tarde. A diferencia del año pasado, este año hacía muchísimo frío… cuando nos levantamos, estábamos a 3 ó 4 y ese día no pasamos de los 8 grados, ya que atravesamos el Atlas en dirección sureste para llegar a Erfoud, donde nos hospedábamos en uno de los hoteles del Grupo Xaluca. Hicimos la ruta del “Monument Valley”, pasando por parajes erosionados como los de EEUU o las Bardenas Reales de Navarra.

boletin mensual sin gluten 2 - ES - BANNER POST

La ruta era preciosa porque mientras escalábamos el Atlas encontramos zonas con nieve y, al llegar arriba, nos recompensaron unas vistas alucinantes de las planicies que hay detrás. Bajando, pasamos por un par de aldeas rurales – completamente rurales, de esas sin agua corriente, ni electricidad y las casas hechas de adobe y con el ganado suelto – donde paramos a dar ropa y juguetes para los niños que habían ido recogiendo Carles y Aurea. La próxima vez que bajemos, aparte de ropa y juguetes, también les traeremos bolis y libretas para que puedan ir al colegio, que nos lo pedían mucho. Si os acordáis, tenedlo en cuenta si viajáis allí y tenéis espacio en la maleta. Antes de terminar la ruta y coger la carretera para dirigirnos al hotel, vimos la puesta de sol desde un Oasis… alucinante. ¡Reviví muchos recuerdos agradables de otras puestas de sol durante el 2016!

llegada al hotel Xaluca

Llegamos al Xaluca de Erfoud sobre las 19.30h de la tarde. Tras un día entero conduciendo, parando para hacer fotos, comer, descansar y con mucho frío, un hotel como este es la recompensa perfecta para descansar. Agua caliente, calefacción y electricidad estable es lo mínimo que necesitas y, más allá de todo esto, en este hotel tienen un SPA para descansar todavía mejor. Además, si vais en verano podréis disfrutar de las bebidas desde la barra dentro de la piscina. ¡Qué pasada!
A la hora de cenar, el maitre vino directo a saludar a mis compañeros y al enseñarle la tarjeta de viaje sin gluten, me indicó qué platos del bufete podía comer. En los bufetes de estos hoteles el riesgo de contaminación cruzada es muy pequeño porque cada bandeja tiene su propia cuchara y la separación entre bandejas es muy grande. Y si no os sentís cómodos, hablad con el responsable de cocina para que os haga algo aparte. Os lo harán seguro sin problema. Si vais por vuestra cuenta, avisad con antelación, igual que si vais en viaje organizado, aseguraos de que el guía está al corriente de vuestra dieta. Ese día me comí un par de platos con patatas asadas, pollo y ternera como el de la foto. ¡Muy rico!

comiendo sin gluten en la kasbah xaluca

Al día siguiente aluciné… el bufete para desayunar es el sueño de cualquiera al que le guste la bollería. Por supuesto no pude comer nada, de manera que cogí el desayuno de mis provisiones. El maitre vino a saludarnos y se alarmó cuando vio que tenía pan en mi plato. Inmediatamente me dijo que no podía comer de ese pan. Le agradecí sus atenciones mientras le decía que no se preocupara, que ese pan lo había traído yo. Es agradable ver como se acuerdan y se preocupan por ti. Esto no pasa en según qué hoteles europeos…

desayuno sin gluten en marruecos
Después del check-out en el hotel, nos dirigíamos hacia M’Hamid, un pueblo al sur de Marruecos, bastante cercano a la frontera con Argelia. El objetivo era llegar al Lago Iriki al día siguiente, ya que el año anterior no habíamos podido llegar porque habíamos perdido mucho tiempo ayudando a un vehículo averiado que encontramos por el camino y a otro que nos encontramos encallado en las dunas del Erg Cheggaga, y se nos hizo de noche. Ese día cruzamos unas llanuras enormes antes de llegar a una cordillera de montañas. Mientras comíamos, un rebaño de camellos pasó por nuestro lado y, tras varios intentos fallidos de hablar con el pastor, decidimos seguir hasta el hotel Chez La Pacha de M’Hamid. Para nuestra sorpresa, al llegar, el director del hotel nos dijo que solo podíamos quedarnos una de las dos noches, ya que la segunda noche tenía el hotel lleno… y que nos llevaría a otro hotel que tenían cerca. Aurea se plantó diciendo que no, que teníamos la reserva desde hacía semanas y que moviera a los demás. La tomaron bastante en serio porque nos dieron un par de habitaciones que estaban muy bien, sobre todo la suya. Mientras hacíamos el check-in, le di la tarjeta de viaje sin gluten al director del hotel y me dijo que no me preocupara. La escaneó y la pasó al cocinero. A la hora de cenar ya sabían quién era y tenían todo preparado para mí: sopa de verduras y pavo asado con arroz y patatas. De postre mandarinas, ¡que allí están muy buenas!

cena sin gluten en marruecos

En el post de la semana que viene os contaré el resto del viaje. ¡Las fiestas de fin de año en Marruecos son bastante divertidas si estas con la gente adecuada jaja!

Mientras tanto, podéis ver las fotos del viaje aquí.

Tarjeta de viaje sin gluten en Frances

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos. ¡Muchas gracias! 

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here