Inicio Nottingham Nottingham: comiendo sin gluten en las tierras de Robin Hood

Nottingham: comiendo sin gluten en las tierras de Robin Hood

1206
Compartir
robin hood jacket potatoes nottingham

Change language / Cambiar idioma: es en

Tras visitar Bristol y Salisbury, me dirigí hacia las tierras de Robin Hood para visitar Nottingham. Tenía muchas ganas de visitar el Castillo y la posada más antigua de Inglaterra. Tenía dos horas de camino y mucho por ver, de manera que me desperté temprano, desayuné unas magdalenas sin gluten y me dirigí hacia mi nuevo destino.

Al llegar al hotel, me di cuenta de que me tenía muy poca batería en la cámara y no tenía el adaptador para los enchufes ingleses… tenía que ir a algún sitio a comprarlo. Pregunté en recepción y me recomendaron que fuera al aeropuerto… eso hice, ¡sí! Y al llegar de nuevo al hotel… me di cuenta de que había comprado el adaptador para enchufar cables de EEUU y/o Australia, en vez de los europeos… ¡Perfecto Santi! Volví a preguntar a recepción si había alguna ferretería cerca y ¡bingo! Encontré el adaptador… Estos errores hay que mirarlos por el lado bueno: si algún día me voy a vivir a EEUU y voy de viaje a Reino Unido, solo tengo que asegurarme de no olvidármelo… ¡En fin!

adaptador enchufe reino unido

Por suerte, llevaba dos baterías, así que dejé el teléfono y la cámara cargando en el hotel y me fui a visitar la ciudad. Serían las 12h cuando llegué al centro y estaba hambriento, así que paré en una parada de Jacket Potatoes y les pregunté si lo que servían era sin gluten. ¡No me pusieron pan y listos! Las Jacket Potatoes son, igual que el Fish & Chips, un plato muy típico de Inglaterra. Además, ya iba entrando en la leyenda de Robin Hood porque las compré en su paradita.

robin hood jacket potatoes nottingham

Al llegar al Castillo vi esto: “Monday: CLOSED” (Lunes: CERRADO). ¡Menuda decepción! Tuve que conformarme con ver la muralla y una estatua de Robin Hood apuntando con el arco. Tras revisar el plano que había cogido en el hotel, vi que todos los sitios que visitar estarían cerrados también, de manera que solo me quedaban tres cosas por ver. Me senté en un banco y replanifiqué la ruta.

castillo de nottingham

Con la ruta redefinida, el primer sitio que fui a ver fue el Ye Olde Trip to Jerusalem, la posada más antigua de Inglaterra, construida en el año 1.189. está en el 1 de la calle Brewhouse Yard. Jamás había visto un edificio tan antiguo en tan buenas condiciones. Allí estaba, al pie de las murallas del Castillo, un edificio pequeñito con la chimenea humeando. Evidentemente, la parte construida había sido reformada, pero por dentro era una pasada: las paredes de piedra, las mesas de madera y con una exposición de objetos medievales muy completa: armaduras, espadas, jarras, etc.

ye olde trip to jerusalem nottingham

Lástima que ya había comido porque me habría encantado comer allí. Como no podía dejar escapar la ocasión de irme sin haber bebido al menos algo, me senté en su terracita y pedí un zumo de manzana natural (que por entonces, la manzana cruda no me daba alergia). A día de hoy, disponen de listado de alérgenos, de manera que seguro que pueden preparar algo sin gluten. Seguro que comer en un sitio tan antiguo debe ser genial, sobre todo con el alboroto de gente hablando a voces con una cerveza en la mano pasándolo bien con los amigos. Seguro que, por el mero hecho de estar en una posada que tiene casi 1.000 años de historia, ya debe ser muy distinto.

interior ye olde trip to jerusalem nottingham

Al salir de la posada me dirigí hacia el Espejo del Cielo de Nottingham, una escultura cóncava de 6 metros de diámetro ubicada delante del Teatro Notthingham Playhouse, uno de los principales teatros ingleses. Me recuerda al Cloud Gate de Chicago. Lástima que estaba nublado. Habría sido bonito poder hacerle la foto con el día más claro.

espejo del cielo nottingham

Como estaba todo cerrado poca cosa más podía hacer en la ciudad, así que fui directo al coche para ir al Bosque de Sherwood, dónde Robin Hood y los demás defensores de los pobres y oprimidos – todos forajidos claro – se escondían de los ediles y la guardia real. Además en agosto hay actividades para los niños como tiro con arco, circuitos para montar a caballo, cuenta cuentos, etc. Estuvo bien caminar por esos camines en los que te vas encontrando postes con fragmentos de la leyenda relacionados con cada parte del bosque: el árbol, el puente donde lucha contra Little John, el código del bosque…

bosque de robin hood

Tras dejar volar la imaginación toda la tarde, imaginando como la banda de Robin Hood vivía y asaltaba a los transeúntes, volví al hotel a descansar un poco. A la hora de cenar, había decido ir a comer en el Restaurante Bella Italia en Forman Street, pero no comería ni pasta ni pizza. ¡Me apetecía carne! Al estar cerca de zonas peatonales, pedí un taxi en el hotel y me relajé. Ya llevaba más de 2.150km y descansar un poco de coche no me vendría mal. Al llegar al restaurante, pedí un entrecote y, de postre, un helado de vainilla.

¡Mi próxima parada era Glasgow, pasando por el Muro de Adriano!

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

Los restaurantes sin gluten en Nottingham son (la mayoría son cadenas que también están en Bristol y Mánchester):
1) Wagamama en The Corner House de Burton Street.
2) Las Iguanas en Chapel Bar 4.
3) T.G.I. Friday’s en South Sherwood Street 3, en Ther Corner House.
4) Prezzo, muy cerca del Bella Italia, en Forman Street 21.
5) Pret a Manger en el 10 de High Street.
6) La Tasca en el 9 de Weekday Cross.

Otros restaurantes sin gluten en Nottingham son:
7) Cast Deli Restaurant and Bar en Wellington Circus.
8) The Roebuck Inn en el 9 de St. James Street.
9) Tropeiro en el 11 de King Street.
10) The Joseph Else en el 11 de South Parade, en Market Square.
11) Carluccio’s en el 12 de Low Pavement.

Por favor, tened en cuenta que hice este viaje hace 6 años, por lo que seguro que a día de hoy hay más opciones sin gluten de las que encontré en su momento.

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. ¡Muchas gracias!

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Compartir
Artículo anteriorSalisbury: disfrutando del “Sunday Roast” después de visitar el Stonehenge
Artículo siguienteGlasgow: comer sin gluten en las tierras del Rey Arturo y su arte callejero
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here