Inicio Barcelona Tel-Aviv: el restaurante sin gluten más seguro se llama Hudson Braserie

Tel-Aviv: el restaurante sin gluten más seguro se llama Hudson Braserie

1162
Compartir
restaurantes sin gluten en israel

Change language / Cambiar idioma: es en

Tras la primera parte del viaje en Israel, por el momento, ¡me encontraba bien!

El tercer día empezó igual… ¡sin desayuno en el hotel! La verdad es que, teniendo en cuenta la experiencia que había tenido en el bufete los días anteriores, ya no esperaba poder desayunar. Así que, volví a la habitación y me comí otro paquete de galletas de los que me había traído.
Había quedado con mi compañero israelí sobre las 8h de la mañana, ya que ese día íbamos a ver a otro cliente que estaba a casi dos horas de Ramat Gan, hacia el norte. Llegada la hora, me puse algunos sheckels en la cartera y bajé a esperarle. Tendríamos tiempo de preparar la reunión durante el viaje.

sheckels israelis

Al llegar a Haifa, un poco justos para la reunión, fuimos directos a la empresa, que estaba a las afueras de la ciudad. La reunión fue una de las más duras (y largas) del viaje. No pude comer nada durante las 4h que duró, así que me conformé con agua y un café que me ofrecieron al principio. Al salir, ya muy tarde, teníamos que ir directo a la siguiente reunión, así que no teníamos tiempo de ir a comer.
Aunque el cliente había insistido en ir a comer juntos, tampoco había ningún sitio cerca dónde pudiera comer algo sin gluten y sin preocupaciones por la contaminación cruzada.

crackers sin gluten en israel

De camino a la siguiente visita, aproveché para comerme los crackers sin gluten que me había traído el representante. ¡Suerte de eso, si no habría pasado mucha hambre ese día!
Eran pasadas las 4h cuando llegamos a la siguiente empresa. Creo que ellos tenían tantas ganas de acabar la jornada como nosotros, así que la reunión fue bastante rápida. Fuimos directo al grano. Tomé las notas necesarias para enviarles las piezas de repuesto, les resolví todas las dudas y quedamos en que les enviaríamos el resto de información vía e-mail.
Tocadas las cinco y media, estábamos llegando ya a Tel Aviv. Fuimos directo a un centro comercial, ya que mi compañero quería enseñarme las distintas marcas sin gluten que había y, de paso, comprar algún otro producto para sobrevivir el resto de días.

hamburguesa sin gluten en BBB Burger Israel

Al llegar al centro comercial, fuimos directos al BBB Burger en Holon HaMerkava. ¡Un supermercado se ve mejor con el estómago lleno! Al llegar, les mostré la tarjeta de viaje sin gluten en israelí y rápidamente me dijeron que no había ningún problema.
Aunque no disponían de un menú específico sin gluten, me dijeron que podían adaptar todos los platos. Estaba bastante tranquilo, ya que el nieto de mi representante es celíaco y me explicó que cada vez que salían a comer con él, iban a este restaurante. Aun así… ¡la tranquilidad duró poco!
Tras revisar el menú unas cuantas veces, me decidí por una hamburguesa con huevo frito, tomate, cebolla, lechuga y una salsa de aguacate. Hasta aquí todo bien. De guarnición me apetecía mucho tomar patatas fritas, pero cuando pregunté si llevaban gluten, la respuesta que recibí fue totalmente inesperada: “No tienen gluten, pero las freímos en el mismo aceite que usamos para los aros de cebolla”.

hebrew celiac card

De acuerdo… “no tienen ni idea de qué es la contaminación cruzada” pensé… mi respuesta fue muy clara: “Entonces si llevan gluten, ya que se contaminan con el aceite de los aros”. Creo que lo entendió bastante bien. Seguidamente le pedí que se asegurara de que la hamburguesa que había pedido no tenía nada de gluten, ni tendría contacto con otros ingredientes que sí lo contuvieran durante la preparación. Para poder acompañar la hamburguesa con algo, me ofreció un puré de patata con queso. ¡Estaba bueno!

comprar sin gluten en Israel

Tras comernos la hamburguesa, fuimos al supermercado Hazi Hinam que estaba justo al otro lado del parking. ¡La verdad es que aluciné con ese supermercado! Parecía que estábamos en un parque de atracciones, ya que cada zona estaba decorada de acuerdo con los productos que podías encontrar en los lineales. Además, había unas promociones alucinantes, con muñecos de cartón piedra recreando escenas. ¡Una pasada!
Tras preguntar unas cuantas veces por productos “lelo gluten” (lo he escrito tal y como se pronuncia), encontramos el lineal de productos sin gluten. ¡Había un pasillo entero! Aparte de las marcas europeas típicas a las que estamos acostumbrados, había muchas más locales.

bamba snack sin gluten en israel

No me llevé nada porque ya tenía productos sin gluten en el hotel, pero el representante insistió en que probara una especie de “ganchitos” llamados “Bamba”, que están hechos de crema de cacahuete y no sé qué más. Muy buenos también, aunque un poco empalagosos. ¡Igual que los ganchitos!

Después del supermercado, me llevó de vuelta al hotel y quedamos para el día siguiente, que nos dirigiríamos al West Bank, una zona casi aislada del país, que pretende separar Israel de Cisjordania. A día de hoy la barrera no está terminada, pero se estima que tendrá un total de 721km de longitud. En la foto de abajo se puede ver uno de los tramos.

muro del west bank de israel

Ese día visitamos tres empresas. ¡Y tampoco tuvimos tiempo de comer! Supongo que es el problema que tenemos todos los comerciales que viajamos. Al intentar aprovechar al máximo el viaje, nos olvidamos de que necesitamos tiempo para comer…¡en fin! Aun así, ese día valió mucho la pena, ya que pudimos visitar una de las fábricas más grandes del país, y tenían una parte totalmente dedicada a la fabricación de productos sin gluten.
Quitando de la fábrica de Dr. Schär de Bolzano y Zaragoza, no había tenido la oportunidad de visitar otra fábrica y me encantó.

Al terminar esa visita, volvimos hacia Tel Aviv. Nos quedaba casi una hora para volver y decidimos ir directamente a cenar. Además, era mi última noche en Israel y quería aprovechar para comprar algún recuerdo y ver la puesta de sol otra vez.

carta sin gluten en Hudson Tel Aviv

Al llegar a Tel Aviv, nos dirigimos a Ramat Hachayal para cenar en la Hudson Brasserie. Al llegar, preguntamos por el sin gluten y de nuevo nos dijeron que no había problema. Esta vez no enseñé la tarjeta de viaje sin gluten en el idioma del país, ya que tenían un menú específico para celíacos. Además, tenían cerveza sin gluten: Vagabond Pale Ale de Brewdog. ¡No la había oído nunca!
Este restaurante está especializado en carnes. ¡Y vaya carne sirven!

Entrecote y patata asada en Hudson Tel Aviv

Estaba realmente hambriento así que, después de escuchar los consejos y recomendaciones del camarero acerca de las distintas carnes que podía elegir, me decidí por un entrecote de 400gr con una patata asada que me trajeron con una salsa agria que le daba un toque delicioso.
A diferencia del restaurante al que habíamos ido el día siguiente, en este no dudé en ningún momento de que se equivocaran a la hora de preparar mi cena.

postre sin gluten en Hudson Tel Aviv

¡La carne era muy tierna! Además, estaba bien sellada, tostadita de fuera y poco hecha de dentro. Se me hace la boca agua mientras recuerdo lo bueno que estaba ese entrecote. Y bueno, la verdad es que también porque me acuerdo del súper postre que tomé. Se llamaba “Nemesis” y era un mouse de chocolate con nata y caramelo. Me lo sirvieron sin “lotus” que no sé que era pero me dijeron que contenía gluten, pero no me importó. ¡Uau! Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto con un postre. Creo que la última vez fue con el tiramisú que nos comimos en Barcelona.

puesta de sol en la playa de tel aviv

Acabada la cena, el representante me dejó en una tienda de la calle Dizengoff, paralela al paseo marítimo Hayarkon, dónde compré un recuerdo para mí y otro para Isabel.
Desde allí, me dirigí directamente al paseo para dar un paseo y disfrutar de la brisa y la puesta de sol viendo el mar. Esta vez la puesta de sol no fue tan bonita como el día anterior, ya que la había visto desde Jaffa, contemplando el skyline de la ciudad. Aun así, disfruté mucho contemplando lo activa que es esta ciudad.
Con el sol ya por debajo del horizonte, cogí un taxi de vuelta hacia Ramat Gan. Al día siguiente me recogían en a las 4h de la mañana para ir al aeropuerto.

menu sin gluten en vuelo Lufthansa

Tras pasar un control de seguridad muy exhaustivo, llegué a la puerta de embarque justo para empezar a embarcar. En el primer vuelo con Lufthansa tenía un menú sin gluten – otra vez vegetariano – que consistía en un revuelto con patatas, calabacín y champiñones; un par de discos de arroz inflado con margarina y fruta.
Tenía dos horas de escala en Alemania, pero no encontré nada para comer, así que comí algún cracker para aguantar hasta la llegada a Barcelona. Tenía pensado ir al McDonalds.
Al llegar a Barcelona, salí a la parte exterior del Aeropuerto y descubrí que solo había McDonalds dentro. Ups! No tenía muchas opciones… y cuando fui a información para preguntar, me dijeron que solo había un Pans & Company. Sinceramente, no me apetecía mucho, ya que en el que hay dentro del Aeropuerto, vi que no usaban guantes para preparar los bocadillos.

bocadillo sin gluten del pans & company

No tenía muchas opciones y, además, el taxi que venía a recogerme iba con retraso, así que decidí lanzarme a probar el Pans & Company. Al llegar, vi que en este no tenían la pegatina en la caja, indicando que disponían de bocadillos sin gluten. Al preguntar me confirmaron que sí los tenían, pero que tardaban un poco. No había problema, ya que mi taxi todavía tardaría una hora en llegar. De las dos opciones – bocadillo de pollo con queso o bocadillo de beicon con queso – elegí la de beicon.
Cuando me trajeron el bocadillo, me alegré de que viniera en una de esas bolsas para horno. ¡Cero contaminación (de cualquier tipo)!

¡Y hasta aquí mi viaje a Israel! Podéis ver las fotos aquí.

 

A continaución encontraréis el listado de restaurantes que me envió la Asociación de Celíacos de Israel:

1. Orna and Ella – cafe-restaurante con una selección de platos sin gluten. Está en Sheinkin 33 de Tel Aviv.

2. Amore Miu,otro restaurante italiano dónde comer pasta sin gluten, en Ibn Gvirol 100 de Tel Aviv.

3. America Burgers en Allenby 112 de Tel Aviv.

4. Anastasia,  un café vegano dónde encontraréis los platos identificados. Está en Friedmann 54 de Tel Aviv.

5. Arpa’s, disponen de un menú sin gluten. Está en Hacarmel 38, Carmel Market de Tel Aviv.

6. Buddha Burgas, otro restaurante vegano con una selección de platos sin gluten marcados en la carta. Está en Yehuda Halevy 53 de Tel Aviv.

7. Cadena “BBB Burgers”. Te servirán la hamburguesa en pan sin gluten, pero tened cuidado con las patatas fritas, ya que las hacen en la misma freidora que los aros de cebolla. Hay varios.

8. Bazili, es una pizzeria que está en Yehuda Maccabee 53 de Tel Aviv.

9. The Original Pancake House, para crepes sin gluten en el Hangar 22 del Puerto de Tel Aviv.

10. Hudson Brasserie, dónde encontraréis un menú sin gluten. Está en The Iron Age 27, Ramat Hahayal, Tel Aviv.

11. Totoma, en Dizengoff 265 esquina con Yirmiyahu en Tel Aviv.

12. Tiger Lily, un restaurante tailandés con menú sin gluten. En Iron Age 32, Ramat Hachayal de Tel Aviv.

13. Tandoori, un restaurante indio con menú sin gluten. En Dizengoff Square, 2 Zamenhof Street de Tel Aviv.

14. Mel and Michelle, otro restaurante italiano en Ben Yehuda 155 de Tel Aviv.

15. Mexicana, dispone un menú sin gluten aparte. Está en Bograshov 7 de Tel Aviv y en Yirmiyahu 17.

16. Neve Tzedek – Place of Meat, tiene algunos platos sin gluten. Está en Shabazi 65, Neve Tzedek en Tel Aviv.

17. Stick House, dónde encontrarás una selección de helados caseros, todos sin gluten, sin lactosa y sacarosa. Está en Dizengoff 147 de Tel Aviv.

18. Johnny Building Falafel, dónde podréis comer falafel sin gluten, incluyendo pita. Está en Tchernichovsky 2 de Tel Aviv.

19. Rio Grande, una brasería en Herzl 4 de Tel Aviv.

 

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. ¡Muchas gracias!

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Compartir
Artículo anteriorTel-Aviv: dónde comer sin gluten puede ser una aventura. ¡Cuidado con la contaminación cruzada!
Artículo siguienteTarambana – Restaurantes Sin Gluten En Cardedeu
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez en cuando puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here