Inicio España La Fábrica de Harinas (Toledo): cocina tradicional sin gluten ¡para chuparse los...

La Fábrica de Harinas (Toledo): cocina tradicional sin gluten ¡para chuparse los dedos!

restaurante sin gluten en toledo 2

Change language / Cambiar idioma: es en

¡No hay nada mejor que levantarse “tarde” un lunes! Así lo hicimos… ¡estábamos de puente! Tras desayunar los embutidos sin gluten que habíamos comprado el día anterior en Viandas Salamanca con el pan sin gluten que nos habían dado en La Celiacoteca, ya estábamos listos para salir a seguir descubriendo la ciudad. Ya habíamos visto todos los restaurantes sin gluten en Toledo, así que sólo nos quedaba pasear y esperar a la hora de ir a comer allí. Os recomendamos que hagáis reserva en todos, ya que suele haber mucha gente y los restaurantes suelen estar siempre llenos (al menos en los que habíamos decidido comer).

catedral de toledo

Como había sido un viaje bastante improvisado, no pudimos ver mucho de Toledo… el Alcazar cierra a las 17h (al levantarnos tarde, no teníamos tiempo antes de comer y mucho menos después), y la Catedral… bueno… había una cola aún más larga que la que había para entrar en el Café Mozart en Austria. ¡Y eso que allí dentro no había tarta sächer sin gluten!¡Tampoco pudimos visitarla! No nos importó mucho, porque seguro que volveremos en otro momento – esta vez habiendo preparado mejor el viaje – porque nos quedaron algunos restaurantes sin gluten que probar…

Aun así, no nos quedamos sin ver nada: pudimos visitar la Sinagoga Blanca, el Monasterio de San Juan de los Reyes y el Museo de la Inquisición.

monasterio de san juan de los reyes en toledo

¡Al fin llegó la hora de comer! Esta vez habíamos reservado en el Restaurante La Fábrica de Harinas, en el número 5 de la calle Reyes Católicos. Se trata del restaurante del Hotel San Juan de Los Reyes, situado en pleno centro de La Judería.

Aunque la Pizzería COMES, dónde habíamos cenado la noche anterior, era un restaurante italiano – totalmente distinto al que iríamos ahora – nos había causado muy buena impresión, dejando el listón muy alto… ¡Nuestras expectativas eran muy altas!

Sólo por el nombre, La Fábrica de Harinas nos despertó la curiosidad. Daba un poco de morbo ir a comer a un sitio que se llama así porque, normalmente, una fábrica de harinas es al último sitio al que iría un celíaco.

restaurante la fabrica de harinas en toledo

Como siempre, llegamos al restaurante con mucho apetito. Cuando el camarero nos trajo la carta, le comentamos que somos celíacos e inmediatamente nos preguntó si queríamos pan sin gluten, ya que tenían que hornearlo y tardarían entre 10 y 15 minutos. Evidentemente, le dijimos que sí. Queríamos probar el pan sin gluten que servían allí.

Luego abrimos el menú y se nos iluminaron los ojos a la vez que se nos dibujó una sonrisa pícara en la cara. ¡Había el símbolo “sin gluten” al lado de casi todos los platos!

carta sin gluten restaurante fabrica de harinas toledo

Mientras mirábamos el menú intentando decidir qué comer, nos trajeron unas aceitunas rellenas de queso que estaban muy ricas. Con el vino que habíamos pedido nos sentaron de maravilla, y nos dieron un poco más de tiempo para elegir. Se nos hacía la boca agua al leer el nombre de cada plato… cuanto más leíamos, más difícil se nos hacía tomar una decisión. Hasta que vimos que había dos versiones de cada plato: normal y tapa.

Nada más leer esto, nos lanzamos una mirada de complicidad que decía: ¡tapas!

aceitunas rellenas con queso

Empezamos con una de paté casero de perdiz, mermelada de mazapán y manzana verde. Este llegó junto con el pan sin gluten que nos habían preparado. ¡Uau! ¡Qué bueno! El paté de perdiz era un poco más fuerte a los patés envasados que solemos encontrar en los supermercados. Además, la textura que tenía confirmaba que era un paté casero.

boletin mensual sin gluten 2 - ES - BANNER POST

Nada más verlo, ya supimos que el pan sería bueno y el sonido que hizo al romper un trozo lo confirmó. Al comerlo junto con el paté, fue una explosión de contrastes: pan crujiente, textura carnosa del paté y el sabor de las mermeladas. ¡Delicioso!

pate de perdiz casero con mermelada de mazapan y manzana

Luego trajeron la tapa de lomo de ciervo, manzana asada a la vainilla y frambuesa. Esta vez habíamos pedido todo para compartir, así podíamos probar más cosas. Además, la opción de “tapa” encajaba perfectamente con la forma en que nos gusta comer: probando distintos platos para compartir.

Este también fue un plato de contrastes. El sabor fuerte de la carne del ciervo, con el sabor de la manzana asada y la frambuesa lo convertían en un plato muy interesante.

lomo de ciervo, manzana asada a la vainilla y frambuesa

¡Siguiente! La siguiente tapa que nos trajeron fuer la presa ibérica a la parrilla con adobado tradicional y curry verde. Era la cantidad perfecta, ya que tocaba a dos trozos por cabeza. La carne era muy tierna y acompañada con las verduritas y el curry verde también era un plato delicioso.

¡Estábamos disfrutando mucho comiendo en La Fábrica de Harinas!

presa ibérica a la parrilla con curry verde

¡Y la última tapa! No podíamos irnos de Toledo sin comer la perdiz a la toledana, guisada de forma tradicional. Guisadas con zanahoria, cebolla, ajo, vino y laurel, no podíamos irnos de Toledo sin probar este plato tan típico. Ya empezábamos a estar llenos, así que como última tapa fue perfecta, ya que venía media perdiz.

perdiz a la toledana

Luego vino la peor pregunta que pueden hacerte cuando comes en un restaurante dónde todo está muy bueno: “¿Querrán postre?”. ¡Por supuesto! De las cinco opciones que había, podíamos comer 4.

¡Yo ya había elegido antes de empezar! En línea con la cena de la noche anterior, y mi devoción por el chocolate, pedí el couland de chocolate negro y helado de vainilla.

¡Me encantó como lo servían! El helado separado del couland. Así no se encharcaba el plato porque el couland derretía el helado. Además había mucho couland de chocolate. Aunque me costó un poco terminarlo porque estaba lleno, ¡era un postre perfecto! 

couland de chocolate con helado de vainilla

¡Esta vez Isabel no pudo llamarme “gordo” jaja! Ella optó por el brownie de mazapán con sorbete de fruta de la pasión. Aunque cada un probó del postre del otro, esta vez yo me quedé con el chocolate y ella con la fruta.

brownie de mazapan con sorbete de fruta de la pasion

Salimos del restaurante muy satisfechos. ¡Habían dejado el listón aun más alto! Fue una gran comida. Ahora tocaba hacer la digestión, y aunque al principio nos costó un poco, seguimos paseando un poco para seguir viendo la ciudad.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

 

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA:

mapa de restaurantes sin gluten

 

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN:

Tarjeta de viaje sin gluten en Espanol

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here