Inicio Austria Hallstatt y Gosau: poca oferta sin gluten para un sitio tan turístico

Hallstatt y Gosau: poca oferta sin gluten para un sitio tan turístico

1992
Compartir
restaurantes sin gluten en hallstatt y gosau

Change language / Cambiar idioma: es en

Salimos pronto de Praga, ya que teníamos que conducir casi 5h hasta llegar a Gosau, dónde habíamos alquilado el apartamento. Desde que habíamos salido de Barcelona (hacía 10 días), habíamos pasado por Dijon, Heidelberg, Rothenburg ob der Tauber, Munich, el Castillo de Neuschwanstein y Praga, habiendo recorrido casi 2.300km de carretera. 

viñeta autopista austria

Igual que en la República Checa, en la frontera entre países veréis esta señal para recordar a los conductores que debemos comprar la viñeta de peajes. En Austria pagamos 8,90€ por la de 8 días. Está muy bien por que te permite circular por casi todas las carreteras sin tener que pagar más. Si vienes desde Italia hacia Innsbruck, es posible que encuentres otro peaje cerca de la ciudad y, si te gustan las carreteras de curvas, vas a tener que pagar 35€ para la Grossglockner High Alpine Road. Queríamos hacer esta carretera cuando fueramos a Innsbruck, nuestra próxima parada, pero al final no pudimos por que ese día la previsión era de niebla y grados negativos, lo que significa hielo en la carretera. Lo bonito de esta carretera son los paisajes, y pagar 35€ para ver solo niebla no era muy coherente. En el post de Praga podréis ver como es la viñeta de Austria.

gosau austria

Llegamos a Gosau alrededor de las 13h pero, igual que nos pasó en Munich, no pudimos entrar hasta las 15h así que, dejamos el coche aparcado delante de la casa y fuimos a dar un paseo por Gosau. Este es un pueblecito que está a 14km de Hallstatt. Aun reservando con tanta antelación, no habíamos podido encontrar un apartamento bien de precio en Hallstatt y habíamos leído algo sobre Gosau. Sinceramente, no estábamos muy convencidos de dormir allí, pero nos llevamos una sorpresa. De hecho nos gustó mucho más Gosau que Hallstatt.

productos sin gluten en supermercado adeg gosau

Teníamos el apartamento al principio del pueblo, dónde las casas todavía estaban un poco apartadas del núcleo urbano. Fuimos andando siguiendo las señales para llegar al centro del pueblo pero nunca llegamos… primero por que, aunque no necesitábamos comprar, entramos al supermercado Adeg para ver si tenían productos sin gluten. Nos costo un poco encontrarlos pero al final, en un rinconcito encontramos algunas referencias. Y segundo porque, a lo lejos, vimos unas iglesias hacia arriba de la montaña y fuimos a verlas.

lentejas a la jardinera y tortilla con jamón ibérico

Al fin pudimos entrar en el apartamento. Una vez instalamos, preparamos la comida y nos echamos otra siesta. No íbamos a ir a Hallstatt hasta el día siguiente e Isabel tenía un poco mal la garganta otra vez. El apartamento Edelweiss Gosau no estaba muy bien. A parte de ser extremadamente pequeño (no nos cabía la maleta mediana abierta en el suelo), era muy viejo y le faltaba un poco de mantenimiento… ¡en fin! Sólo estaríamos allí un par de noches…

Cuando nos levantamos, sobre las 18h, fuimos a explorar un poco en dirección contraria a Hallstatt. Habíamos leído que el lago Gosausee era muy bonito y fuimos a ver si lo encontrábamos.

camino a gosauseen austria

Saliendo del pueblo, en dirección al lago, hay un mini-lago que, al principio, creímos que era el Gosausee. Menuda decepción nos llevamos… era bonito, pero “tan bonito” como habíamos leído no… estuvimos allí un rato observando a dos pescadores tan viejos como las montañas que había detrás y, cuando nos cansamos, decidimos seguir por esa carretera para ver hasta dónde nos llevaba: ¡hasta el lago Gosausee! Suerte que seguimos…

gosauseen

Lo que habíamos leído era verdad… ¡Qué bonito era! Creo que es el lago más bonito que hemos visto jamás. Al estar rodeado de montañas tan altas parece más pequeño de lo que es realmente. Llevábamos poco más de una hora y no habíamos llegado a la mitad del lago. A los que os guste esquiar o las vías ferradas, este es vuestro sitio. Además, estaréis muy tranquilos. Al menos por la noche, ya que hay pocos hoteles cerca.

De hecho, hay uno a pie de lago, separado totalmente del pueblo. Es precioso. Se llama Gasthof Gosausee. Es la típica casa austríaca que, a parte de restaurante, también alquila habitaciones. A diferencia de Alemania, en Austria controlan muy bien el tema sin gluten. Como no vimos ninguna indicación en este restaurante, ya ni entramos a preguntar.

Hacía rato que el sol se había escondido detrás de las montañas. Cada vez hacía más frío. Volvimos a casa a cenar y a dormir. Así al día siguiente podíamos ir a Hallstatt temprano y pasear tranquilamente… ¡o eso creíamos!

plaza de hallstatt

Cuando nos despertamos, hacía muy buen día. ¡Parecía que el mal tiempo nos estaba dando una tregua! No me extraña después de haber tocado tantas cosas que daban suerte en Dijon, Munich y Praga… desayunamos algo rápido, preparamos unos bocadillos de Nutella para media mañana y salimos hacia Hallstatt.

Llegamos al pueblo en 20 minutos y pudimos aparcar rápidamente en el aparcamiento del centro. Hay otros dos indicados también. En el tiempo de aparcar el coche y llegar a la entrada de la zona restringida al tráfico (la bonita), ya habían llegado tres autobuses llenos de japoneses. ¡Qué horror! 

Hallstatt es, para muchos bloggers y guías de viaje, el pueblo más bonito de Europa. Es precioso, sí. Pero supongo que por ser considerado el pueblo más bonito de Europa, debe ser también uno de los más visitados a lo largo del año. Y tanta gente no cabe… Supongo que esta fue la razón por la que nos gustó más Gosau. Era mucho más tranquilo.

Antes de entrar a la zona restringida al tráfico, paramos en la oficina de turismo para preguntar qué restaurantes servían menú sin gluten… la respuesta fue la misma que en Rothenburg ob der Tauber: ninguno. Por este motivo, si queréis comer allí es esencial que llevéis la tarjeta de viaje sin gluten.

el pueblo mas bonito de europa

Cuando salimos de la oficina de turismo, llegaban otros 4 autocares… Entramos rápido hacia el pueblo para adelantarnos a la muchedumbre de japoneses que se preparaba para entrar. Aunque no andábamos rápido, fuimos directo al punto desde donde se puede ver la vista típica de las postales para poder llegar con el mínimo de gente. Nos gusta estar un rato mirando todo antes de tomar fotos, pero con tanta gente es imposible disfrutar de cualquier vista. Por suerte, la mayor parte del tumulto se quedaba encallado, gracias a los guías, en las tiendas de souvenirs y pastelerías de la entrada a la plaza.

alquiler barco en lago hallstatt

Pudimos disfrutar poco rato de la relativa tranquilidad. Aun así fue suficiente. Escapando de ellos, seguimos hacia arriba pero llegamos a un punto que conectaba con la carretera de entrada al pueblo y nos vimos obligados a dar la vuelta. Había demasiada gente en ese pueblo y hasta costaba caminar por sus calles – la mayoría muy estrechas – sin chocar con nadie.

Al entrar, vimos que había varios puestos que alquilaban barcos eléctricos para navegar por el lago. No lo dudamos. Las de baja potencia costaban 20€ la hora, así que cogimos una y nos adentramos hacia el lago. ¡Menudo cambio! Eso si era tranquilidad… además, había una brisa que suavizaba la temperatura y nos ayudó a relajarnos aun más.

Bordeamos todo el pueblo y pudimos contemplarlo sentados mientras el meneo del barco nos relajaba. Llegó un momento que hasta paramos la barca para comernos el bocadillo de Nutella, al a deriva en medio del lago. Chocolate, buena compañía y unas vistas preciosas. ¡Eso sí eran vacaciones!

supermercado de hallstatt

Al volver a tierra firme, salimos del pueblo hacia una pequeña isla que habíamos visto desde el barco, a la que se podía llegar a través de un puente. De camino, paramos al supermercado de Hallstatt para ver si tenían algo más que en el Adeg de Gosau. ¡Nada! No había nada…

Nos sentamos un rato en la isla hasta que nos entró el hambre y volvimos a casa a prepararnos un buen plato de patatas con guisantes y carne picada que nos sentó de maravilla.

patatas con guisantes y carne picada

Hacía un día espléndido, así que después de comer volvimos a pasear alrededor de Gosausee. Esta vez si que dimos la vuelta entera. Hacía bastante frío, pero valió la pena, ya que las vistas fueron magníficas. Paseamos tranquilos, hablando de vez en cuando, pensativos por las malas noticias que nos habían dado mis Padres desde Barcelona… era 17 de agosto.

gasthof gosausee en el lago de gosau

Apuramos hasta el final en el lago y volvimos al apartamento que ya era de noche. Preparamos la cena y fuimos a la cama. Al día siguiente nos íbamos a Innsbruck y, aunque la previsión del tiempo no era buena para ir por la Grossglockner High Alpine Road, queríamos levantarnos temprano por si teníamos suerte y cambiaba.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. ¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Compartir
Artículo anterior¡Feliz Navidad!
Artículo siguienteInnsbruck: comida típica austríaca cerca del tejadillo de oro
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez en cuando puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here