Inicio Cardedeu Tarambana – Restaurantes Sin Gluten En Cardedeu

Tarambana – Restaurantes Sin Gluten En Cardedeu

1590
Compartir

Change language / Cambiar idioma: es en

¡Tarambana! ¡Me encanta esta palabra! Una de las definiciones que da la RAE, “tarambana” significa “persona alocada, de poco juicio”. Pero en esta ocasión, no es un adjetivo, sino el nombre de un restaurante de Cardedeu.

Conocí este sitio gracias a Anna, una amiga del “master” que hice hace un par de años. De vez en cuando quedamos para ir a tomar algo o a cenar y vamos alternando entre Sabadell, Cardedeu y Barcelona. Esta vez tocaba en Cardedeu, un pueblo de la comarca del Vallès Oriental, a unos 30 min de Barcleona en coche.

¡Anna me dijo que el restaurante me gustaría! Siempre me gustan los restaurantes a los que vamos, pero me dijo que este era un restaurante especial, ya que – aparte de un espacio gastronómico – es un espacio cultural. Además, los alimentos que sirven son todos de proximidad (km 0) y gran parte con certificación ecológica. El “Tarambana” es un restaurante que se encuentra dentro de una antigua fábrica de molas de la calle Bellsolar s/n de Cardedeu (Barcelona). La decoración del restaurante es muy acogedora.

braves tarambana

Cuando el camarero nos trajo la carta, aproveché para explicarle mi condición celíaca y mis alergias (pescado y algunas frutas). En la carta ya indican que disponen de pan y postres sin gluten. Cuando volvió ya lo teníamos decidido. Empezaríamos por unas “Braves Tarambana”. ¡Qué buenas! Como veis en la foto de arriba, las traen cortadas a rodajas en un plato alargado. ¡Y la salsa está riquísima además! Acompañadas de un buen vino catalán, Anna y Yo empezamos a ponernos al día sobre cómo nos iba todo.

ensalada del corral en tarambana

Luego trajeron la ensalada “Del Corral”, con lechuga y pollo de corral a la brasa con aceite, un toque de mostaza y “chips” de cebolla. También buenísima. Además, este era un plato más ligero que nos ayudaría a sentar las bravas y no nos quitaría el apetito para lo que queda por venir. ¡Sólo íbamos por la mitad!
Y, al cabo de nada, nos trajeron un plato de huevos estrellados con jamón ibérico. Evidentemente, ¡el par de huevos eran ecológicos!

huevos estrellados con jamon iberico
¡Se nos acumulaba el trabajo! Todavía quedaban un par de patatas bravas, y al traernos las costillitas de cordero, junto con la ensalada y los huevos estrellados, se nos acabó de llenar la mesa. Íbamos vaciando los platos mientras hablábamos, recordábamos momentos del máster y nos explicábamos lo que nos había pasado a lo largo de las últimas semanas, tanto dentro como fuera del trabajo. ¡Cabe decir que el vino nos facilitó ambas tareas!

costillitas de cordero

Al ver que ya teníamos todos los platos de la mesa vacíos, el camarero se acercó a preguntar si queríamos postre. La verdad es que ya estábamos satisfechos y, además, necesitábamos postres sin gluten, que seguro nos restringirían la elección. ¡No fue así en absoluto! De hecho no tuvimos ni que elegir… de repente, al oír que tenían “brownie” y tarta “sacher” – ambos sin gluten, ¡claro! – se nos hizo un huequecito en el estómago.

tarta sacher sin gluten

Por curiosidad, les pregunté con qué ingredientes preparaban ambos pasteles para que fueran aptos para celíacos y nos explicó que los preparaban con harina de garbanzos y que en el “brownie” ponían también plátano. ¡Ups! Soy alérgico al plátano, así que no pude comerlo, pero me conformé con la tarta “sacher”, ¡que también estaba muy buena!

 

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. ¡Muchas gracias!

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Compartir
Artículo anteriorTel-Aviv: el restaurante sin gluten más seguro se llama Hudson Braserie
Artículo siguienteVillafranca del Bierzo: por dónde pasa el Camino de Santiago sin gluten
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron con celiaquía y/o intolerancia al gluten… ¡por fin! Y digo “¡por fin!” porque antes de que me diagnosticaran me encontraba muy mal… ¡de veras! Además, soy intolerante a la lactosa – aunque de vez en cuando puedo permitirme comer un yogur y un poco de queso -, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas (kiwi, melón, sandía y plátano). Cuando era un niño, también tuve una reacción alérgica a la penicilina pero me hicieron pruebas de nuevo hace poco y lo descartaron, así que sería otra cosa… ¡sí! Dejando el polen y las plantas de lado, estos son más o menos mis problemas con la comida… Viajar y comer son mis hobbies y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… y os puedo asegurar que – más allá de los riesgos que he corrido a veces – en más de 20 años viajando por el mundo, ¡puedo contar las veces que me han “envenenado” con los dedos de una sola mano! Así que no está tan mal… ¡Espero que os gusten nuestros viajes!

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here