Idioma / Language: Inglés

León: un ejemplo de cómo no hay que descubrir una ciudad… ¡tendremos que volver!

Llegamos a León desde Salamanca en unas dos horas. Estábamos un poco cansados porque habíamos conducido ya muchos kilómetros. El viaje estaba siendo muy intenso. Isa tenía que seguir preparando las entregas para el concurso de fotografías en el que había participado en Torrejón el Rubio. Por mi parte, esperaba que me llamaran de “El Confidencial” para hacerme una pequeña entrevista para su artículo sobre viajar con alergias e intolerancias. Teniendo en cuenta todo esto, decidimos quedarnos en el apartamento descansando un poco antes de salir a descubrir restaurantes sin gluten en León.

Desde un inicio, habíamos decidido parar en León sólo para poder descansar. ¡Por desgracia, esta vez, el objetivo no era descubrir la ciudad! Habíamos reservado un apartamento en el centro y, aunque teníamos un listado enorme de bares y restaurantes… este no era más que un listado enorme de bares y restaurantes. Nos daba muy poca información: no había comentarios de ninguna otra persona celíaca que hubiese comido allí; no indicaba si tenían pan o no; quizás sólo tenían cerveza sin gluten… llamamos a unos cuantos y estaban cerrados. Otros no contestaban. Eran las 20.30h de la tarde y todavía no sabíamos dónde cenar. Nos vestimos y fuimos a pasear por el centro. Todos los bares estaban llenos y ese día no nos apetecía cenar de pié en la barra.

Nos apetecía sentarnos y seguir descansando mientras disfrutábamos de una buena cena. Pero ir a otros de los restaurantes sin gluten en León que había en la lista nos obligaba a sacar el coche del garaje. El chico que nos había alquilado el piso, nos había recomendado el “Nimú Azotea” pero ese día estaba cerrado.

Seguimos paseando hasta llegar a la Calle Ancha. Mientras caminábamos en dirección al centro, llamamos a otros dos restaurantes sin éxito. Era ya un poco tarde y, finalmente, dimos media vuelta y decidimos ir a comer un bocadillo en el Pans & Company. Dentro, la chica no sabía muy bien de qué iba el tema del sin gluten… nos dijo que teníamos tres opciones: pollo, beicon y frankfurt. Le preguntamos por las patatas y nos dijo que quizás podían estar contaminadas porque las freían en la misma freidora que usaban para los nuggets. “Sí, de bien seguro que estarán contaminadas” pensamos…

Haz click en la imagen para acceder al formulario

Comimos un bocadillo de pollo con queso sentados en la terraza del Pans&Company. Pasó una procesión digna de Semana Santa. Con músicos que marcaban el paso de la Virgen. De vuelta al apartamento, le dije a Isa: “¿A que no sabes qué me voy a comer de postre?”. “¡Un yogur con M&Ms!” le dije. Entre risas me contesto que era un “gordo” y que ella sólo comería los M&Ms.

Nos tumbamos en la cama, rendidos, buscando dónde desayunar al día siguiente.

Mientras ella seguía preparando las fotografías para presentar a la segunda fase del concurso, yo encontré una pastelería sin gluten en León que me pareció muy interesante: Las Celicias de la Avenida de Miguel Castaño 27 de León. (Por desgracia, hoy nos han dicho que ha cerrado :(… como os explicábamos en el post de Torrejón el Rubio, este es el viaje es del verano pasado, de 2019. ¡Esperamos que sea transitorio y que puedan reabrir pronto!)

La experiencia leonesa empezaba a enderezarse un poco. Teníamos claro que había que volver. León es una ciudad para disfrutarla cómo nos gusta disfrutar todos los sitios a los que vamos: ¡despacio y comiendo bien! Y así empezábamos el día: habiendo descansado en una cama que nos habría gustado llevarnos a casa, con hambre, y las perspectivas de un desayuno delicioso.

Las Celicias quedaba a pocos minutos andando desde nuestro apartamento. Fuimos paseando por las calles interiores de León hasta llegar a la avenida.

Supongo que el hambre nos agudizó el sentido de la orientación, porque fue super fácil encontrar el sitio. ¡Nos gustó todo! La decoración es un poco retro, con tonos pastel. Una combinación de colores que invitan a desayunar en paz. ¡Ideal para disfrutar de las delicias sin gluten que sirven!

Entrando a mano izquierda había una nevera que denotaba que ya era un poco tarde. No estaba del todo llena. Aun así, tuvimos suerte. Quedaba lo que más nos apetecía.

Me atrevería a decir que ambos elegimos nada más ver lo que había en la nevera. La mayoría de los pasteles sin gluten que quedaban tenían nata o algo parecido. Esto ya llamó la atención de Isa. ¡Le encanta la nata!

Mi elección estaba en el estante del medio, separada de todas las demás. ¡Parecía que estaba esperando a que llegara para que pudiese zamparme el primero de los triangulitos de ese círculo cubierto de azúcar glass!

Isa pidió un mouse de chocolate blanco con nata y un café con leche tamaño desayuno. ¡En su línea!

Aunque, personalmente, prefiero el salado al dulce para desayunar… supongo que de los tres años y medio que hemos estado a distancia, ya es tradición comer dulce cuando estoy con Isa. ¡Sobre todo si vamos a una pastelería! Si estamos en un hotel y hay opciones de salado, acostumbro a elegirlas.

Desde que fui a Santiago de Compostela por primera vez, cuando tenía 11 años, me enamoré de la Tarta de Santiago. Nada más entrar me fijé en ella, allí sola en una esquina del estante de la nevera… uno de esos triangulitos iba a ser para mí. Para acompañar la tarta pedí un chocolate caliente. ¡Bien espeso!

Nos sentamos en una de las mesas del fondo para planear tranquilamente el resto del día. No nos daba tiempo de llegar a Potes (Cantabria) a comer. Y seguíamos teniendo una lista muy larga de restaurantes que nos daba poca información. Llamamos al “Nimú” pero tenían todo reservado ya… ¡qué mala pata!

Cuando nos trajeron el desayuno, acompañado además de dos magdalenas, nos olvidamos de la comida y nos centramos en disfrutar de esos pastelitos sin gluten. ¡Tenían muy buena pinta!

¡Disfrutamos mucho con el desayuno! Al salir, fuimos paseando tranquilamente hasta el apartamento. Una vez allí, preparamos las maletas y nos tumbamos un rato más. Desde la cama, consultamos a Google directamente: “restaurantes sin gluten en León” pusimos. Como era de esperar, Trip Advisor nos mostraba los “10 mejores restaurantes sin gluten en León”.

Encontramos uno que estaba justo al lado del apartamento. ¡Era perfecto! Se llama Be Cook, en la calle Cantareros, 2.

Al entrar, hablamos con la camarera que nos atendió y le explicamos nuestra condición celíaca. Nos explicó que había algunas indicaciones en la carta y nos sentamos. Éramos los primeros. Era perfecto porque la cocina no habría ningún riesgo de contaminación cruzada en la cocina. Algunos platos tenían unos nombres un poco raros, como el aperitivo que tomamos: juevo con jetchup. Para el resto nos dejamos asesorar, también intentando adaptarnos a los platos sin gluten que fueran más cómodos para el cocinero.

Nos trajeron un par de panecillos sin gluten dentro de la bolsa para hornear. Por desgracia, les faltaba unos minutos más en el horno. Todavía estaban helados de dentro… además, no tenían los ingredientes en la bolsa e Isa prefirió no comerlo para evitar sustos. Es alérgica a la avena. Tras el aperitivo, Isa comió una ventresca de bacalao confitada con pilpil y salsa tapenade. Por la cara que puso al comerla, diría que estaba riquísima.

Yo pedí una entraña de vaca. Para acabar, pedimos un postre de chocolate. No recuerdo cómo se llamaba pero tenía una pinta exquisita. El sabor era delicioso.

Después de comer, volvimos al apartamento para dejar todo arreglado antes de irnos. Aunque no disfrutamos de León como nos hubiera gustado, tanto el desayuno sin gluten en la pastelería Las Celicias como los platos que nos apañaron en el Be Cook, nos hicieron salir de la ciudad con muchísimas ganas de volver.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA DE ESTABLECIMIENTOS SIN GLUTEN:

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN EN ESPAÑOL:

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required




 

Artículo anteriorRestaurantes sin gluten en Salamanca (2)
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron de enfermedad celíaca… ¡por fin! Además, soy intolerante a la lactosa, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas... Viajar sin gluten se ha convertido en mi mayor hobby y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… ¡aquí comparto mis experiencias viajando para descubrir restaurantes sin gluten, pastelerías sin gluten y heladerías sin gluten por todo el mundo! ¡Espero que os gusten nuestros viajes sin gluten!