Idioma / Language: Inglés

---------- Recomendaciones Para Comer Sin Gluten Fuera De Casa ----------

1. Aunque vayas a un restaurante sin gluten certificado, informa SIEMPRE al camarero sobre tu condición celíaca. No hay muchos restaurantes que son 100% libres de gluten, por lo que debes informar al camarero, si no correrás el riesgo de ser considerado no celíaco.

2. Ten cuidado si vas a un restaurante sin gluten no certificado por una Asociación de Celíacos… puede que no hayan recibido formación sobre cómo cocinar platos sin gluten de forma segura. Aunque existe una regulación sobre el etiquetado de productos (CE) 41/2009, ésta no es suficiente. ¿Por qué? Debido a que esta normativa no tiene en cuenta la contaminación cruzada. Para dar un ejemplo: una patata es, naturalmente sin gluten hasta que se fríe en el aceite dónde han hecho croquetas con gluten… entonces estará contaminada con gluten. Esto no significa en absoluto que sólo debes ir a los restaurantes certificados. Sólo hay que tener cuidado.

3. Ten en cuenta que, a veces, los camareros no conocen o no piensan en todos los ingredientes de los platos que sirven: ensaladas pueden tener pan tostado; las salsas pueden espesarse con harina de trigo en lugar de almidón de maíz; las patatas fritas pueden freírse en una freidora de usos múltiples; tener cuidado con los postres caseros; etcétera.

4. Cuando salgas a comer sin gluten fuera de casa, no reduzcas tu dieta a carne o pollo a la plancha y ensalada… podrás comer una gran cantidad de platos sin gluten, siempre que el cocinero esté dispuesto a prepararlos a parte y pueda asegurarte de que no hay peligro contaminación cruzada. En nuestro blog encontrarás una gran cantidad de ejemplos reales.

5. Si el camarero no te entiende bien, pídele que le enseñe esta tarjeta sin gluten al cocinero: aquí encontrarás las tarjetas de viaje sin gluten en varios idiomas.

6. Si eres la primera persona celíaca que come allí, no te asustes, habla con ellos y explícales cómo hacerlo antes de irte a otro sitio.

LO MÁS IMPORTANTE: si tienes dudas o no te sientes del todo cómodo después de haber hablado con el camarero y/o el cocinero, que no te dé vergüenza levantarte e irte a otro restaurante… al fin y al cabo, se trata de tu salud y lo último que quieres es encontrarte mal estando fuera de casa.