Idioma / Language: Inglés

Atenas: un viaje de trabajo con muchos restaurantes sin gluten que quedaron pendientes de probar

Estaba emocionado y, a la vez, un poco acojonado… este es el último viaje que hice en 2021 y, aunque las restricciones eran menos severas, el maldito Covid-19 todavía acechaba a todo el mundo. Como veis ya queda poco para terminar de compartir todos los que tengo atrasados. Me esperaba una semana entera en Grecia. En la primera parada tendría la oportunidad de descubrir restaurantes sin gluten en Atenas. Podéis ver el video del viaje aquí o haciendo click en la imagen de abajo:

Hacía un año y ocho meses que no preparaba la maleta para un viaje de trabajo. El aeropuerto de Barcelona era bastante caótico. Muchas colas y, por desgracia, con indicaciones bastante malas. Volaba con Aegean Airlines y no esperaba poder comer nada sin gluten durante el vuelo. Al ser un vuelo de medio día, junto con la “compra de por si acaso” me llevé unos bocadillos sin gluten para estar preparado. ¡Y no estaba equivocado! No había ninguna opción sin gluten para el vuelo Barcelona – Atenas.

Al llegar al aeropuerto, Kostas ya me estaba esperando en la salida. Era media tarde y me acompañó al hotel. Me hospedaba en el Athenian Callirhoe del 32 de la calle Kallirrrois. Había reservado ese hotel a recomendación de Kostas. Estaba cerca de su casa y, a la vez, cerca de una de las atracciones turísticas más famosas del mundo. La Acrópolis. De hecho, desde el hotel la veía. ¡Impresionante!

Tenía el resto del día para mí. Con la ayuda de Kostas me organicé un poco. Teniendo en cuenta la hora que era no tenía tiempo de ir a visitar la Acrópolis porque se haría de noche pronto. Era a mediados de octubre y los días ya empezaban a ser cortos. Me recomendó ir a ver el Kalimarmaro, el antiguo estadio olímpico. Y luego me recomendó encarecidamente el museo de la Acrópolis. ¡Así lo hice!

Me esperaba una tarde llena de historia. El Kalimarmaro me encantó. Es un estadio abierto. ¡Blanco! ¡Muy blanco! De hecho su nombre lo indica, ya que “Kalimarmaro” significa “Mármol hermoso”. Es el estadio en el que se celebró la primera edición de los Juegos Olímpicos modernos en 1896.

De repente empezó a llover. Era un buen momento para ir hacia el museo. De camino, aproveché para llamar al primero de los restaurantes sin gluten en Atenas que tenía en la lista.

Se llamaba Avocado en el 30 de la calle Nikis. Me lo había recomendado una amiga celíaca que es griega. De hecho, antes de ir de viaje, había contactado con tres. Dos chicas que conocí en un Winter Camp que organizó FACE Joven. Al chico, le conocí a través de las redes sociales, ya que tiene un perfil similar al mío que se llama “A Day Without Gluten”. Gracias a ellos pude viajar a Grecia mejor preparado de lo que he ido a otros países.

Por desgracia, el restaurante estaba cerrado. Revisé las opciones pero no me quedaban cerca. Con poco tiempo y con ganas de empezar la visita en el museo, decidí llamar al hotel y reservar una mesa en el restaurante de la azotea. Me dijeron que no había problema para los celíacos. ¡Problema solucionado!

Antes de llegar al museo me paré unos minutos a admirar el Arco de Adriano. Además, encuadra el Partenon, que queda detrás. Es una imagen bonita. Luego ya llegué al museo y pasé la tarde allí. Está dividido en dos partes: exposición interior. Ruinas en el exterior, en la base. El edificio es impresionante. Y las obras que protege lo son aun más.

Es muy interesante ver todas esas esculturas y piedras expuestas a pocos metros de dónde estuvieron hace más de 2.000 años. De hecho, desde el museo se ve la Acrópolis de Atenas iluminada. ¡Es bonito de ver!

Si os gusta el arte y la historia, os recomiendo que vayáis con tiempo. ¡Hay muchísimas cosas que ver allí dentro!

Haz click en la imagen para acceder al formulario

Como no podía ser de otra manera, cuando llegué de vuelta al hotel estaba realmente hambriento. Había caminado mucho esa tarde. ¡Ahora iba a darme una buena recompensa! Al llegar al restaurante de la azotea del hotel Athenian Callirohe quedé alucinado con las vistas de la Acrópolis. Disfruté de ellas toda la cena.

No me hizo falta enseñarles la tarjeta de viaje sin gluten en Griego porque ya conocían bien el tema.

Me trajeron un aperitivo de pan sin gluten recién tostado con mantequilla, aceite local y olivada. ¡Riquísimo! Luego seguí con una ensalada griega. Esta es una ensalada que me encanta porque mezcla diferentes frutas y verduras que son realmente refrescantes. Además, el queso feta y las aceitunas que ponen en algunos restaurantes lo convierten en un plato lleno de contrastes. Y todo, bien aliñado con aceite de oliva. Mi intención era cenar ligero… ¡pero a veces eso no es posible!

Después de la ensalada me trajeron el segundo plato. ¡Ese me aptecía muchísimo también! Un “T-bone steak” poco hecho con verduritas. ¡Qué rico! Además, con esas vistas sabía todavía mejor. Solo faltaba estar acompañado de alguien con quien hablar pero oye… no se puede tener todo siempre.

Como había poca gente en el restaurante, íbamos hablando con el camarero que era un enamorado de España.

Entonces llegó la fatídica pregunta… “¿Postre?” me preguntó el camarero. Había algo dentro de mí que me decía “Santi, has comido de maravilla. No hace falta postre”. Y otra parte de mí me decía “Pide la carta a ver que tienen. Así podrás compartir más experiencias sin gluten en Atenas”. ¿Sabéis a quién escuché, verdad?

Me trajeron la carta y vi que había un suflé de chocolate. Ya no seguí leyendo. Si eso era sin gluten, es lo que pediría de postre. En caso de no poder comerlo, no pediría nada. De forma desinteresada, me escaqueé de decidir y dejé que el restaurante decidiera por mí.

¡Upsi! ¡El suflé era sin gluten! ¡Qué pena!

Suerte que no tenía gluten porque estaba delicioso. Fue un buen final para terminar esa cena y, con ella, ¡el día!

Además… cuando viajo con el equipo comercial de este representante solo hago dos comidas al día. Desayuno y cena… así que no pasaría nada por tomar ese postre tan rico.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA DE ESTABLECIMIENTOS SIN GLUTEN:

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN EN GRIEGO:

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required




 

Artículo anteriorRestaurantes sin gluten en Túnez (1)
Artículo siguienteRestaurantes sin gluten en Atenas (3)
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron de enfermedad celíaca… ¡por fin! Además, soy intolerante a la lactosa, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas... Viajar sin gluten se ha convertido en mi mayor hobby y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… ¡aquí comparto mis experiencias viajando para descubrir restaurantes sin gluten, pastelerías sin gluten y heladerías sin gluten por todo el mundo! ¡Espero que os gusten nuestros viajes sin gluten!