Idioma / Language: Inglés

Atenas: Kostas me lleva a un restaurante sin gluten con una camarera un poco despistada…

Tras un día de turismo con una cena sin gluten con vistas a la Acrópolis de Atenas, mi estancia en esta ciudad era cada vez prometedora. Ese día teníamos varias visitas a clientes que, teniendo en cuenta el terrible tráfico de Atenas, sabíamos que sería un día intenso. Kostas tenía pensado ir a comer/cenar en uno de los restaurantes sin gluten en Atenas que había encontrado él. La lista que me habían enviado mis amigos griegos quedaría para descubrir en otro momento… ¡cuándo vuelva como 100% turista! Podéis ver el video del viaje aquí o haciendo click en la imagen de abajo:

El desayuno en el hotel fue un poco menos exitoso. No porque lo hubieran preparado mal, si no porque yo desconfié un poco. Al llegar al restaurante de la planta baja para desayunar tenían el número de mi habitación en un papel con el comentario “SOS”. Esto me tranquilizó un poco porqué confirmaba que les habían informado.

Me trajeron un pan sin gluten sin tostar junto con un poco de embutido y un bote de mantequilla de avellanas. Me aseguraron que era todo sin gluten. El problema es que la mantequilla estaba ya usada y tenía algunas migas dentro. No sabía si eran sin gluten o no. Esto me hizo desconfiar un poco.

De nuevo, el plan era cubrir las reuniones antes de comer. Tres reuniones en puntos casi opuestos entre sí. Sabiendo que cuando viajo con el representante de Grecia, Serbia, Croacia o Bulgaria (todos de la misma empresa) no se come hasta terminar el día, bajé preparado con algunas galletas de la “compra de por si acaso”. Estoy acostumbrado a comer 5 veces al día yo… comer solo dos es una tortura.

Haz click en la imagen para acceder al formulario

A las 5 de la tarde aparcamos el coche delante del Restaurante Rakor de la calle Plateon 10. ¡Habíamos acabado las reuniones! Ahora tocaba comer. O cenar. Ya no sé lo que era eso jaja. Simplemente, ¡comer!

Kostas había buscado restaurantes sin gluten en Atenas cerca del hotel. Este estaba entre su casa y mi hotel. Era un restaurante al que él solía ir con sus amigos y, posteriormente, con su mujer. Solían ir después de salir para tomar algo que les ayudara a recuperarse de la fiesta.

El restaurante era un sitio bastante acogedor. Decorado con muebles viejos (que no antiguos). Un estilo bastante moderno (valga la contradicción). Tenía unos vitrales enormes y hacía esquina con una calle peatonal.

En la carta tenían indicados los alérgenos de cada plato. ¡Esto tranquilizaba un poco! Kostas habló con la camarera con la ayuda de la tarjeta de viaje sin gluten en griego. Pareció que lo había entendido.

Luego nos pusimos de acuerdo sobre qué pedir. Kostas, que conocía el lugar, propuso que pidiéramos unos cuantos platos para picar y luego cada uno un plato de segundo. Compartimos un plato de hummus que tenía una pinta deliciosa. ¡Era una lástima que no tuvieran pan sin gluten! Luego trajeron una ensalada. Después trajeron un surtido de quesos que encendió todas mis alarmas. Venía con pan con gluten en el plato. Todo le queso contaminado. Kostas habló con la camarera para que trajeran un surtido nuevo, ya que con quitar el pan no era suficiente.

Después vino un plato delicioso: ternera estofada con cebolla frita. Después del incidente con el queso, mi nivel de confianza era un poco más bajo. Pedí a Kostas que hablara con la camarera de nuevo para confirmar que la cebolla frita era libre de gluten. El riesgo de contaminación cruzada en estos casos es muy alto. Por suerte no había problema y pude disfrutar de esa ternera tan tierna.

Cuando terminamos todo esto, nos trajeron el segundo. Yo había pedido pollo al horno con arroz. Esta rico y el pollo era muy tierno, pero empezaba a estar lleno y me costó terminarlo. Podéis ver con detalle toda la comida en esta parte del video.

El tráfico de Atenas parece que no descansa nunca. Además, comparado con España, según mi humilde opinión, en esa ciudad tienen una manera muy agresiva de conducir. Los stop son meramente orientativos. Evidentemente, los ceda el paso no existen. Y meter el morro del coche para que te dejen pasar mientras pitas y gritas “Malaka” es algo bastante habitual. Para colmo, muchas de las calles son exageradamente estrechas. En ocasiones pensaba cómo haría yo con mi “Jolly Jumper” en caso de tener que conducir allí con él…

Kostas me dejó en el hotel alrededor de las 18.30h. Mi intención era salir a pasear un poco para seguir descubriendo Atenas pero no pudo ser así. Mi jefe me llamó para pedirme un informe que tenía que entregarle la semana siguiente. Lo necesitaba para ese mismo día… ¿en serio? ¿A las 18.30h me lo pides?

Estuve preparando el informe hasta las 10 de la noche… un poco fastidiado porque no era lo que más me apetecía hacer después de un día de reuniones con clientes, decidí subir al restaurante de la azotea a cenar algo ligero. ¡O esa era la intención!

Acabé comiendo una ensalada griega, unos mejillones al vapor y bueno… de postre, ¡ya podéis imaginarlo! El suflé de chocolate sin gluten que había cenado el día anterior.

Esto, sumado a la pareja de noruegos que conocí en el restaurante y con la que estuve hablando toda la cena, ¡me arregló un poco el día!

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA DE ESTABLECIMIENTOS SIN GLUTEN:

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN EN GRIEGO:

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required




 

Artículo anteriorRestaurantes sin gluten en Atenas (2)
Artículo siguienteRestaurantes sin gluten en Pireas (1)
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron de enfermedad celíaca… ¡por fin! Además, soy intolerante a la lactosa, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas... Viajar sin gluten se ha convertido en mi mayor hobby y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… ¡aquí comparto mis experiencias viajando para descubrir restaurantes sin gluten, pastelerías sin gluten y heladerías sin gluten por todo el mundo! ¡Espero que os gusten nuestros viajes sin gluten!