restaurantes sin gluten en gran canaria 2

Idioma / Language: Inglés

Gran Canaria: comiendo sin gluten entre volcanes y dunas

Después del susto del día anterior, el miércoles decidimos comer en el hotel y no arriesgar mucho. Para la hora de la comida el restaurante en el que desayunábamos estaba cerrado, pero nos dijeron que había otro cerca de la piscina. Este era mucho más pequeño y de carta, pero tenía unas vistas al mar increíbles. De nuevo pregunté y sin problema, todos estaban enterados. Me trajeron pan de tostadas con mantequilla y me pedí medio pollo asado. Lo siento, ¡me lo comí tan rápido que no le hice ni foto! Podéis creerme, estaba muy rico.

piscina infinita en riu palace meloneras

Por la tarde fuimos a ver un pueblo del centro de la isla que se llama Galdar. La verdad es que era precioso y es una pasada ver cómo construyen casas en lugares a los que parece imposible llegar. Sobra decir que la carretera era de infarto.

boletin mensual sin gluten 2 - ES - BANNER POST
Haz click en la imagen para acceder al formulario

El jueves se despertó un día muy distinto a los que habíamos tenido: diluviaba. Sin poder bajar a la piscina, estuvimos pensando un plan alternativo y finalmente nos decidimos por Puerto de Mogán. Es uno de los pueblos más turísticos y conocidos de la isla, pero con ese tiempo no había demasiada gente. Aunque seguía lloviendo cuando llegamos, el tiempo allí varía muy rápido, así que pudimos disfrutar de algunos momentos de sol. La verdad es que, después de los paisajes que habíamos visto, no pensaba que me fuera a gustar demasiado. Con esas expectativas me sorprendió muchísimo lo bonito que es. Todo lleno de casas blancas, con adornos de colores y miles de flores por las calles. Realmente no os lo podéis perder.

puerto de mogan gran canaria

¡Además encontramos un sitio donde comer sin gluten!: Restaurante Costabella en Puerto de Mogan. Tienen toda la carta marcada con los alérgenos, pero es muy fiable. La cocinera es celíaca y los camareros también sabían mucho del tema, así que nos gustó. Yo me pedí un filete de atún a la plancha que estaba muy jugoso (toda la salsa que se ve en la foto es, para variar, mojo). De postre me decidí por un smoothie de coco, piña y plátano, ya que los que tenían eran todos sin gluten. ¡Delicioso!

filete de atún en costabella gran canaria

Mientras estabámos comiendo allí buscamos más información sobre la zona para ver algo después de comer. Así descubrimos los Azulejos. Un paraje natural a unos cuantos kilómetros del pueblo que es mejor que veáis a que os lo intente describir. Pero es una parte de la montaña con piedra verde. Nosotros tuvimos suerte porque justo salió el sol, y como había llovido, brillaban aun más. La parte oeste de la isla es la menos urbanizada, de hecho no llega la autovía. Pero los paisajes son una pasada, con unas montañas y unos valles impresionantes. Sientes que de repente has saltado a los Pirineos.

azulejos en gran canaria

Nuestro penúltimo día pensábamos ir al centro de la isla. Volvimos a comer en el restaurante del hotel, esta vez me pedí calamar a la plancha. También estaba muy bueno. De nuevo me pusieron pan con mantequilla para acompañar.

calamar a la plancha con pan sin gluten

Después de coger fuerzas nos fuimos hacia nuestro último destino, por una carretera infernal y unos paisajes de montaña que quitaban el aliento. La verdad es que Gran Canaria es una isla de contrastes. Cambias de paisaje bruscamente en cuestión de minutos: de las dunas del sur, a los paisajes más áridos y volcánicos, a montañas escarpadas y a valles llenos de vegetación. Eso fue lo que nos encontramos cuando llegamos a nuestro destino: Tejeda (forma parte de Los Pueblos mas Bonitos de España). El pueblo en sí nos pareció bastante normal, es decir, con casas blancas pequeñas, poco más. Pero lo que lo hace excepcional es la localización. Las vistas desde allí quitan el aliento.

tejeda gran canaria

Ya que estábamos allí nos acercamos a Artenara, para asomarnos al Mirador de los Poetas. Este fue el único punto que me decepcionó y realmente os desaconsejo que vayáis. Son mucho más bonitas las vistas por la carretera y os ahorraréis una subida. De hecho os dejo una foto que hicimos yendo hacia allí y una de las que más me impresiona de este viaje.

montañas de gran canaria

Para cenar decidí pedirme pizza. Desde el primer día nos dijeron que, aunque no me la podían hacer en el buffet, porque había contaminación, no había problema. Avisando esa mañana en el desayuno, me la hacían a parte en la cocina (de lo que yo quisiera) y me la tenían preparada para la cena. También tenían pasta, pero no llegué a probarla. Me la pedí un par de días y la verdad es que estaba muy buena, aunque la masa era bastante gorda y yo la prefiero más fina. Igualmente estaba muy rica. Me la pedí de jamón y queso que, junto a la barbacoa, es mi favorita.

pizza sin gluten en riu palace meloneras

Y de postre decidí cambiar un poco. Yo siempre cojo fruta porque me encanta y además no da problemas. Pero el día anterior habíamos descubierto que tenían un bol de nata al lado de los postres. La verdad es que tengo una debilidad con la nata. Es algo que me encanta. Así que fui a preguntar si podía comerla. Me dijeron que no había problema, pero si quería, para evitar la posible contaminación cruzada por si alguien había metido una cuchara manchada, me traían un vaso para mí. No me lo pensé ni medio segundo. Ese día salí rodando del restaurante, pero feliz de la vida. Que en los restaurantes tengan esos pequeños detalles me hace mucha ilusión.

postre de nata sin gluten en riu palace meloneras

Nuestro último día lo dedicamos a disfrutar de la piscina y a hacer algunas compras de última hora. Nos habría gustado ver más cosas, pero también hace falta descansar. ¡Para eso están las vacaciones! Además, aprovechamos para ver la puesta de sol en el mar. A mí me encanta ver puestas de sol en lugares bonitos siempre que viajo, y verla sobre el mar era algo que tenía pendiente desde hacía mucho tiempo. Fue un final perfecto.

puesta de sol en gran canaria

En definitiva, ¿os recomiendo ir a Gran Canaria? Rotundamente sí. Y más si os gustan los paisajes bonitos y el buen tiempo. Como he dicho es una isla de contrastes y creo que cada uno puede encontrar algo que le enamore.

Respecto a la comida y a pesar de mi reacción alérgica, no tengo queja. En todos los sitios me trataron genial y sentí que la gente entendía mucho del tema. Si vosotros también habéis estado o pensáis ir, nos encantará que nos escribáis para contárnoslo.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA:

mapa de restaurantes sin gluten

 

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN:

Tarjeta de viaje sin gluten en Espanol

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here