Idioma / Language: Inglés

Miami: un hotel poco “coeliac friendly”…

Después de un magnífico – pero muy frío – fin de semana probando nuevas pastelerías sin gluten en Madrid, y disfrutando del menú sin gluten en el Foster’s Hollywood de Torrejón; el domingo me fui a ver si descubría buenos restaurantes sin gluten en Miami que fuese interesante. Dicho así suena de maravilla, pero no fue para tanto, ya que era un viaje de trabajo y tampoco es que Estados Unidos sea un sitio maravilloso para viajar sin gluten

Ese día tuvo que llevarme Isa al aeropuerto, ya que había huelga de taxistas en Madrid… como veis, este viaje es ya un poco antiguo (enero 2019), pero como no hemos publicado desde agosto, todavía tenemos muchos viajes pendientes por compartir… ¡en breve nos pondremos al día!

De nuevo, volaba con American Airlines. Como es habitual, empezaron repartiendo snacks a todo el pasaje… al preguntar si tenían alguno sin gluten, la azafata me dijo sin dudar que sí. ¡Nunca volvió! Desafortunadamente, no es un hecho aislado, ya que pasa con bastantes compañías aéreas… ¡comer sin gluten en el avión no siempre es fácil! Por suerte, la chica que había sentada a mi lado me ofreció si quería 3D mientras me señalaba que son sin gluten. ¡Toma ya! ¡Encontrar a buen@s samaritan@s con detalles así, hace que los viajes sean más bonitos! ¿verdad?

La comida la sirvieron bien, pero a la hora de la merienda de nuevo tuve problemas… Cuando repartían los bocadillos indiqué mi condición celíaca a la misma azafata a la que le había pedido el snack al principio del vuelo. Su respuesta fue totalmente inesperada: “No tenemos nada. Esto deberías haberlo indicado en la reserva”. Me quedé a cuadros… ¿en serio? “Me has traído un menú sin gluten que llevaba mi nombre… creo que lo informé bien al realizar la reserva” le contesté.
Al cabo de un rato volvía con una caja caliente con una especie de tortilla de verduras y queso.

Al cabo de un par de horas… ¡llegaba a mi nuevo destino! ¡Miami! Fue realmente agradable llegar y que me hablaran en español latino. Además, la temperatura era super agradable. ¡Era primavera de nuevo! Cualquiera volvía al frío de Madrid después de este viaje… al llegar al hotel, me reuní con mi jefe en la piscina y pedimos algo para comer en el primer “restaurante sin gluten en Miami” que probaría. ¡Madre mía! ¡Ojalá todas las reuniones fuesen así!
No había opciones sin gluten, pero tras preguntar por la composición de la hamburguesa, pedí una sin pan. No estuvo mal… pero tampoco estaba muy tranquilo ya que el camarero era un chico que parecía bastante perdido… ¡en general!

Al cabo de un par de horas llegaron los demás compañeros. Estuvimos en la terraza del hotel hasta la hora de empezar con la convención del Grupo en el que trabajo. Se estaba de maravilla viendo el mar y rodeados de rascacielos mientras hablábamos de trabajo.
La presentación duró un par de horas. Nos presentaron el resultado de cada empresa y acabaron con el consolidado para luego explicarnos la agenda del resto de días. Serían unas jornadas muy interesantes de trabajos en grupos formados por miembros de las distintas empresas. ¡Una excelente forma de conocernos y pensar más allá de lo que ya conocemos!

Al terminar, salimos a la terraza para empezar el cóctel, al que seguiría la cena. La primera parte fue muy fácil, ya que se trataba de pedir bebidas y hacer un poco de “networking” con los compañeros de las demás empresas. Aproveché para saludar a los que ya conocía de ferias y otros encuentros que habían organizado.

Haz click en la imagen para acceder al formulario

Luego empezó la odisea de la cena sin gluten… ¡era un bufete! Eso ya era un pequeño inconveniente, ya que aumentaba al riesgo de contaminación cruzada… pero lo peor es que ninguno de los camareros sabía bien cómo estaba cocinado cada plato, de manera que no podían orientarme muy bien…

Fui a hablar con la organizadora del evento. Me explicó que estaba todo el mundo informado. No me hicieron falta palabras… la cara de “pues no lo parece” que puse fue suficiente. Sin decirme nada, se fue a buscar al encargado pero, desafortunadamente, no lo encontró… luego pidió a un camarero que preguntara en la cocina. Me explicaron cada plato y finalmente decidí ir a lo fácil: cogí arroz blanco, un poco de ensalada y lomo de cerdo…
Cuando ya estaba a punto de terminar, llegó el encargado diciéndome que no tenía que haber comido del bufete, ya que habían preparado un plato para mi… ¡empezábamos bien! “Menuda organización” pensé…
Al acabar la cena, seguimos hablando un rato más con los compañeros americanos y, al poco rato, los europeos nos retiramos a descansar un poco y mitigar el efecto del jet-lag.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA DE ESTABLECIMIENTOS SIN GLUTEN:

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN EN ESPAÑOL:

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN EN INGLÉS:

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required