Inicio Almería Restaurantes sin gluten en Midelt y el Lago Yasmin (1)

Restaurantes sin gluten en Midelt y el Lago Yasmin (1)

Restaurantes sin gluten en midelt y lago yasmin

Change language / Cambiar idioma: es en

Midelt y Lago Yasmin: deliciosas comidas berber sin gluten entre el Atlas y el pié del Erg Chebbi

Después de un delicioso desayuno sin gluten en la pastelería Casamayor 2.0 de Cuenca, me despedí de Isa para dirigirme hacia Valencia, dónde me encontraría con Carles y Aurea. No me lo creía… ¡Ya había pasado otro año! ¡Qué ganas tenía de empezar de nuevo la aventura de Marruecos! Como es tradición, comeríamos una hamburguesa sin gluten en McDonalds y luego conduciríamos hasta Murcia, dónde Carles se cortaría el pelo en el CC Las Condominas. Lo sé… otra de nuestras raras tradiciones. Luego seguiríamos conduciendo hasta Almería. Allí, dormiríamos en el Hotel Gran Fama y cenaríamos ese cochinillo que nos gusta tanto en el Restaurante La Piedra. Llevábamos 3 años haciéndolo así.

1 desayuno sin gluten en hotel gran fama almeria

Habíamos quedado a las 8h en el bufete del hotel. La noche anterior, cuando hice el check-in, ya tenían anotado que soy celíaco.

Y a la hora del desayuno, ya me esperaban con un par de panecillos sin gluten recién horneados y unas magdalenas. ¡Esto era perfecto! Me pareció que los embutidos estaban muy cerca del pan y, aunque aparentemente no estaban contaminados, preferí no comerlos. Me dirigí a la camarera para pedirle que me sacara un plato aparte con embutido sin gluten. Al cabo de poco rato, me trajo un platito de jamón y salami sólo para mí. ¡Magnífico!

2 llegada a puerto nador

Ese año teníamos suerte y el barco de Almería a Nador zarpaba temprano. Si el mar estaba calmado, en 6-8h llegaríamos a Nador y la frontera… bueno… digamos que es una frontera relativamente fácil si tratas bien a los que se pelean para ayudarte. ¡Que no son pocos! 

Mientras esperábamos para embarcar, nos encontramos con un amigo mío. ¡Qué genial! ¡No esperaba encontrar a nadie conocido allí! Jordi nos acompañaría hasta que nos fuéramos hacia Fes.

Preparamos unos bocadillos sin gluten para comer durante el viaje y seguimos hablando con todos los aventureros que estaban allí, esperando a embarcar para iniciar otra aventura en Marruecos.

boletin mensual sin gluten 2 - ES - BANNER POST
Haz click en la imagen para acceder al formulario

El trayecto en barco, como siempre, se hizo eternamente eterno. Al desembarcar, nos concentramos en encontrar a alguien que nos ayudara a pasar rápido. Gracias a un chico que puso mucho empeño en ayudarnos, entramos en Marruecos en menos de 15 minutos.

Nos esperaba otro trayecto eterno… hasta Midelt, dónde dormiríamos en el Hotel Taddart, en Midelt. Tras las 5h de rigor, llegamos al hotel a las 12h de la noche… la cocina había cerrado ya… ¡Jamás hemos podido cenar allí! Y eso que siempre hemos pagado la cena… ¡somos un chollo para ellos! Fuimos cada uno a su habitación y yo estrené la “compra de por si acaso” abriendo un paquete de lomo de Cuenca, una latilla de atún i el primer paquete de pan.

3 desayunar sin gluten en hotel taddart midelt marruecos

Al día siguiente empezaba la aventura de verdad. ¡Me moría de ganas de pisar el Atlas de nuevo! Además, la ruta que habíamos preparado era preciosa. Teníamos planeado llegar a Merzouga por la tarde-noche, tras cruzar el Atlas dirección Errachidia. Después pasaríamos por los monumentos de Hannsjörg Voth hasta Erfoud.

Toda buena aventura empieza con un buen desayuno. ¡Y así fue! Por si acaso, había traído conmigo el pan y los restos del lomo que había comido para cenar el día anterior. Pero tras hablar con los camareros y mostrarles la tarjeta de viaje sin gluten en francés, no me hizo falta comer de eso. A parte, aislados del resto del bufé de desayuno, había dos platos típicos marroquíes: lo llamaban desayuno berber, y estaba hecho a base de huevos, tomate y perejil. Tras preguntar varias veces al camarero para asegurarme de que ese plato no llevaba gluten, me decidí a desayunar como un berber. ¡Fantástico! Estaba un poco espeso, ¡pero muy rico! Ya que había traído un poco de mi pan, lo usé para acompañar esos huevos con tomate y perejil.

4 monumento hannsjorg voth land art ciudad de orion marruecos

¡Ahora sí! ¡Estábamos listos para empezar la aventura! Por desgracia, poco después de salir del Hotel Taddart, tuvimos que dar media vuelta porque había demasiada nieve y no podíamos pasar… tras intentarlo sin éxito por distintos puntos, decidimos llegar a Errachidia por carretera. Desde allí, seguimos por pista hasta los monumentos de Hannsjörg Voth. El Sr. Voth es un arquitecto que hizo tres construcciones de “land art” en las que vive 6 meses al año. ¡No está mal tener una casa allí en medio de la nada! La Escalera al Cielo y la Ciudad de Orion son las que más me gustan.

Vimos la puesta de sol desde allí. ¡Fue precioso! Todas las puestas de sol lo son… pero cuando las ves fuera de espacios conocidos son un poco más especiales. ¿Estáis de acuerdo? Nos separamos de Jordi en Arfoud y seguimos hasta el Auberge Cafe du Sud, en el lago Yasmin.

5 bufete cena riad cafe du sud lac yasmins marruecos

El caso es que acabamos en este hotel de forma inesperada. Hacía meses que teníamos la reserva para otro hotel… ¡uno chulísimo al que queríamos ir desde hacía dos años! Habíamos reservado con 6 meses de antelación… y nos cancelaron la reserva una semana antes de llegar. ¿La razón? Porque tenían un grupo muy grande y necesitaban nuestras habitaciones… ¡sí! Esto pasa en Marruecos… y seguro que en otros países también… El Auberge Café du Sud nos pareció la mejor alternativa. Además, estaba justo al lado del Lago Yasmin, al pié del Erg Chebbi. Por desgracia, llegamos de noche, así que no pudimos apreciar la belleza del paisaje que nos rodeaba. ¡Era una pena relativa, ya que se nos iría al día siguiente, a la hora del desayuno! 

Una vez instalados, fuimos directo al bufete para ver qué podíamos cenar. Había una mesa larguísima llena de platos típicos marroquíes. ¡Nos sentimos como si estuviéramos en un banquete! 

6 cena sin gluten en riad cafe du sud lac yasmins marruecos

Entre la gran cantidad de comida que había, muchísimas opciones que me parecían sin gluten: pollo, cordero, ternera, arroz, verduras, ensaladas… todo parecía seguro… ¡pero no sabía si lo era! Me hice amigo de Saïd, el chico encargado del comedor durante las cenas. Tras chapurrear un rato en español, le mostré la tarjeta de viaje sin gluten y se fue a la cocina. Volvió con la sonrisa que caracteriza a la gente de esa zona – una de esas sonrisas que se contagian fácilmente – y me indicó qué platos podía comer. Acabé llenando mi plato con arroz, cordero y verduras. ¡Luego vino el “momento Paco”! Sacamos las botellas de limonchelo y orujo de hierbas que nos prepara Paco cada año, y brindamos a su salud. Paco es el señor del restaurante El Paller de Can Pradell. Ese que me trata tan bien cada vez que voy a comer butifarra, carrillera de cerdo y calçots. ¡Uf! Ahora me han dado ganas de volver allí!

7 bufete desayuno riad cafe du sud lac yasmins marruecos

El desayuno del día siguiente fue totalmente distinto a la cena que acabo de contaros. Reconozco que el bufé de desayuno era muy completo… ¡casi todo tenía gluten! Estaba lleno de panes, cruasanes, algunas frutas y mermeladas. A diferencia de la cena, esta vez sólo podía comer los huevos cocidos. Esto no era nuevo para mí, ya que en todas las ocasiones anteriores que había viajado a Marruecostenía que comer de la “compra de por si acaso” para desayunar. Puse un par de huevos cocidos en el plato, los corté por la mitad y me los comí con un poco de jamón y pan sin gluten del que traía conmigo.

8 desayuno sin gluten en riad cafe du sud lac yasmins

Antes de ir a preparar los coches para entrar en las dunas, decidimos perdernos por el hotel para descubrirlo. ¡Qué pasada! Era enorme y estaba muy bien decorado. Lástima que era diciembre… aunque invitaba a tirarse de cabeza, no hacía suficiente calor para bañarnos en esa piscina tan bonita. Rodeada de palmeras y hamacas, en verano, esa piscina habría sido el mejor regalo después de pasar un día en el desierto. Además, desde dentro, se veían las dunas del Erg, ¡en las que sí nos tiramos de cabeza!

9 piscina riad cafe du sud lac yasmins

Ese día queríamos llegar hasta el oasis Oubira, en medio del desierto. Según el GPS, el oasis quedaba a 11,4km en línea recta. El objetivo sería comer allí, en unas haimas que había dentro.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA:

mapa de restaurantes sin gluten

 

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN:

Tarjeta de viaje sin gluten en Frances

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos. ¡Muchas gracias! 

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required




Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here