restaurantes sin gluten en paris 2

Idioma / Language: Inglés

Paris: una buena reconciliación con la ciudad en la que viví una de las peores contaminaciones por gluten de mi vida

Es muy raro que yo diga esto… ¡pero hacer este viaje me apetecía muy poco! París es una ciudad muy atractiva para los turistas de todas las edades, pero para mí (como celíaco) había perdido su encanto la última vez que fui… de hecho creo que Francia es un país bastante difícil. Permitid que me explique. Es un país precioso. Con unos paisajes, pueblos y ciudades alucinantes. Pero, en general, a los celíacos nos lo ponen bastante difícil. Me quedó grabado cuando en el Castillo de Chenonceau, en la región del Loira, la camarera del restaurante del castillo nos habló de lo difícil que era para su madre comer sin gluten allí. ¿Es imposible comer sin gluten allí? ¡No!, Pero hay que vigilar muchísimo y, teniendo en cuenta nuestra experiencia, a veces es mejor comprar productos en un supermercado y comerlos en el apartamento o la habitación del hotel… 

Cómo os decía, tras la experiencia de 2016, en la que perdí entre 4 y 5 kilos de peso por contaminación por gluten, no me apetecía nada volver a esa ciudad… ¡Pero no tenía opción! Tenía que asistir a esa feria… así que, sabiendo lo que me esperaba, preparé una buena “compra de por si acaso”. De hecho, llevaba una mochila llena de comida. Aunque seguiría buscando restaurantes sin gluten en Paris, esta vez no me contaminarían como la última vez que estuve.

menu sin gluten vueling

Tras otro madrugón típico de los viajes de trabajo, mi compañero Daniel y yo volamos a París con Vueling. Aunque era muy temprano, miré el menú del avión para ver si había algo sin gluten. ¡Creo que esto ya es deformación profesional! No tenía nada de hambre, pero me sorprendió ver que había muchas opciones.

Todavía no lo sabía, pero ese viaje iba a ser totalmente distinto a cómo lo esperaba. Cuando aterrizamos, vi la réplica del Concorde expuesta al lado de la pista… ¡qué pena que un proyecto como ese acabara tan mal! Tras recoger la maleta y el coche de alquiler, fuimos directo al hotel. Había reservado en el barrio de La Muette, relativamente cerca de la Torre Eiffel. Iba allí por recomendación de Daniel, ya que vivía muy cerca y nos iría bien para ir y venir de la feria. Además, él conocía un restaurante en el que muy probablemente podría comer bien.

la rotonde de la muette

Una vez instalado, quedamos delante de La Rotonde de la Muette, en el número 12 de Chaussée de la Muette. Este era un restaurante típico parisino. Aunque hiciera frio, los fumadores se sentaban en la terraza, bajo las estufas de gas. Dentro, era como viajar un siglo atrás. La decoración era muy clásica, de madera, con espejos, techos pintados y sillones.

No teníamos reserva, de manera que tuvimos que esperar casi una hora para poder sentarnos. Por suerte, no cierra al mediodía. Algo que tampoco esperaba en Francia.

¡Iba sorprendiéndome cada vez más! Además, la comida que íbamos viendo salir era cada vez más apetitosa.

boletin mensual sin gluten 2 - ES - BANNER POST
Haz click en la imagen para acceder al formulario

Una vez sentados, aproveché para explicarle mi condición celíaca, y demás alérgias. El nivel de inglés en Francia es muy similar al nivel de inglés que hay – en general – en España. Bastante bajo. Por suerte, Thibaut, hablaba español. Esto facilitó mucho las cosas. Tras explicarle mis alergias e intolerancias, Thibaut me dijo que las opciones que tenía eran aún más reducidas… le pedí que me indicara qué platos podría comer y me señaló unos cuantos. Los memoricé, ya que si esa comida salía bien, volvería a ese restaurante. De todas las opciones que me indicó, la que más me apetecía era el Steak Tartare. Normalmente se come con una tostada o con patatas fritas.

steak tar tar en la rotonde de la muette

Tras explicarle los riesgos de la contaminación cruzada, Thibaut habló con el cocinero para asegurarse que las patatas fritas eran seguras para mí. Cuando volvío a nuestra mesa, ¡confirmó que podía comerlas! El steak tartare es un plato que me encanta. No tengo muy claro el origen de este plato. Algunos dicen que la receta original proviene de los jinetes tártaros, una tribu de Mongolia del siglo V. Otros, basándose en el Libro de las Maravillas de Marco Polo dicen que se comía en la provincia del Caragian, en China. Quizá es una mezcla de ambas culturas… ¡difícil saberlo!

Independientemente de cuál sea su procedencia, la receta es muy sencilla: carne de vacuno picada con especias. Algunos lo sirven con una yema de huevo encima – también cruda- para que el comensal la mezcle con el resto de la carne y las especias. Allí no lo hacían así, si no que lo traían con ensalada y un plato de patatas fritas aparte. ¡Todo estaba muy bueno! Disfruté muchísimo comiendo ese plato, aunque el que comí hace muchos años en Evian (también Francia), sigue siendo el mejor. Espero poder volver algún día.

isla flotante en la rotonde de la muette

Llegada la hora del postre, Thibaut nos preguntó si nos apetecía algo. De nuevo pregunté qué podía comer. Había un coulant de chocolate con helado de vainilla que aparecía marcado en la carta como “sin gluten”. Aun así, seguí leyendo la carta de postre y vi que tenían la Isla Flotante. De repente me vino a la cabeza la Isla Flotante que comimos Isa y yo en Besalú. Me aventuré a preguntarle a Thibaut. Tras contrastarlo con el chef, me dijo que sí podía comerlo.

Me apetecía muchísimo comer merengue y, mezclado con la crema anglaise, estaba riqúisimo.

¡Fue una comida muy buena! Ahora tocaba esperar a ver si tenía síntomas o no. Hasta ahora, este post suena un poco pesimista… pero tenía razones para desconfiar… pero no os preocupéis, ¡el viaje mejoró y volví más optimista! 

comprar productos sin gluten en francia

Después de comer, busqué un supermercado para comprar sin gluten en París para tener algo que desayunar. El hotel ofrecía desayuno, pero no tenía opciones sin gluten y el mini-bufete que tenían era demasiado arriesgado…

Mi hotel estaba en una calle peatonal, llena de pequeños comercios especializados: fruterías, carnicerías y demás. También conectaba con un pequeño centro comercial que daba a una calle principal. Dentro encontré el supermercado Monoprix. Esta es una cadena de supermercados que también encontraréis en otras ciudades francesas. Allí había una isla entera de productos sin gluten. Esta parte fue fácil… ahora tenía que encontrar algún embutido para poder acompañar el pan. En la feria no había nada sin gluten, de manera que llevaría un bocadillo para comer.

puesta de sol en la torre eiffel

Encontrar el embutido fue más difícil, ya que no había ninguno etiquetado como sin gluten. Seguí mirando y encontré dos marcas españolas que sí etiquetaban como “sin gluten”. Me llevé un fuet y un paquete de jamón. Al llegar a la habitación, me di cuenta de que no tenía nevera… estábamos en invierno, así que improvisé una: cerré los ventanales y dejé allí los embutidos, apoyados en la barandilla.

Luego fui dando un paseo hasta la Torre Eiffel. ¡Hacía casi 20 años que no había vuelto a ir! Me quedé allí para ver la puesta de sol y luego volví paseando de nuevo a la habitación del hotel. Eran las 7 de la tarde y era muy agradable pasear por las calles de París, llenas de gente en las terrazas, a pesar del frío.

Mi intención era echarme un rato hasta la hora de cenar. Me encontraba perfectamente, así que volvería a La Rotonde de la Muette.

tortilla con jamón y ensalada en la rotonde de la muette

Desgraciadamente, mi plan no se cumplió, ya que dormí del tirón hasta el día siguiente. Me desperté a las 5 de la mañana sin entender muy bien qué había pasado… había puesto una alarma para despertarme a la hora de la cena…

Era el día de antes de empezar la Feria. Daniel y yo fuimos al stand para acabar de montar todo. Desayuné unas galletas y comí un bocadillo que había preparado con lo que había comprado en el Monoprix. A media mañana me ausenté un rato para ir a buscar Rio, mi representante de Sudáfrica, al aeropuerto. Cuando tuvimos todo terminado, volvimos al hotel y luego a cenar de nuevo a La Rotonde.

carta de postres en la rotonde de la muette

Thibaut estaba de nuevo, de manera que pedir fue muy fácil otra vez. Esta vez pedí la tortilla con jamón. Sabía que quedaría con hambre, pero me reservaba para poder tomar el coulant de chocolate sin gluten que había en la carta. Mientras pedíamos la bebida, una señora interrumpió nuestra conversación para recomendarnos dos: “Kir de cassis” y “Rose”. El primero es un cóctel francés preparado con grosella y vino blanco. El segundo es un vino rosado. 

Cuando terminamos nuestro plato principal, pedí directamente el coulant. Lo servían en un plato pequeño, con un vasito de helado y una moneda de chocolate con el logotipo del restaurante.

¡Qué rico estaba! El coulant estaba muy bien hecho, y a una temperatura óptima. Caliente, ¡pero sin quemar! Y el helado… ¡oh! ¡Era delicioso también! Disfrutamos mucho de esa cena.

coulant de chocolate sin gluten en la rotonde de la muette

Al terminar, volvimos a la Torre Eiffel para que Rio la viera. Llegamos de noche y ya estaba iluminada. Aun así, estaba abarrotado de gente haciendo y haciéndose fotos con esa torre tan emblemática. Rio estaba bastante cansado, así que decidimos volver pronto al hotel. Ya tendríamos tiempo de ver París durante el resto de semana. Además, aprovecharíamos para descubrir otros restaurantes sin gluten que había encontrado. 

torre eiffel de noche

Estuvimos 3 noches más en Paris. Dos de ellas, cenamos en La Rotonde de la Muette. Estas dos veces fue sin la ayuda de Thibaut, de manera que todo fue un poco más difícil para entendernos. La primera noche cenamos una ternera de Aubrac madurada 6 semanas acompañada con verduras. La siguiente repetí el steak tartare.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA:

mapa de restaurantes sin gluten

 

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN:

Tarjeta de viaje sin gluten en Frances

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten.Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos.¡Muchas gracias! 

 

¡SUBSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN PARA NO PERDERTE NINGUNA PUBLICACIÓN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required




Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here