restaurantes sin gluten en plovdiv (1)

Idioma / Language: Inglés

Plovdiv: descubriendo restaurantes sin gluten al estilo Hemingway

Acababa de llegar de Miami y tenía pocas horas para hacer la maleta de nuevo para ir hacia Bulgaria. Estaba muy contento porque estrenaba otro país. No había ido nunca a Bulgaria y tenía muchas ganas de descubrir los restaurantes sin gluten en Plovdiv, mi destino al día siguiente.

Volaba con Alitalia y ya sabía que, en el avión, podría comer poco. Me levanté aun más temprano para poder prepararme bocadillos para el desayuno y la comida. 

No había tenido mucho tiempo de descansar tras llegar de Miami, y todavía no estaba adaptado al horario europeo. Como no tenía sueño, aproveche los dos vuelos (Barcelona – Roma – Sofia) para ver una serie documental llamada “La luz de las historias”. Me la había descargado gracias a la recomendación de Isa. ¡Es genial! Seguro que a los que os guste la fotografía os encantará. Además, cuando veo series como esta, ¡me dan ganas de cargar el coche e ir a dar la vuelta al mundo!

Aunque tenía un enlace bastante corto, mientras esperaba en la terminal E del aeropuerto de Roma (Italia), fui a ver si había restaurantes sin gluten en el aeropuerto de Roma. Encontré uno que se llama “Michellangelo Bistrot Roma” que tenía la carta con un símbolo sin gluten al lado de algunos platos. Aunque esa vez no tenía tiempo de comer allí, es bueno saberlo para futuros viajes.

Al llegar a Plovdiv, tuve otro choque inesperado. ¡La temperatura! Venía de la temperatura primaveral de Miami. Al llegar a Sofia estábamos a -2ºC y había nieve. Reconozco que me gustó. ¡Pero no lo esperaba! Por suerte iba bien abrigado. Me alegré de haber vuelto por Madrid dónde también hacía frío (10-13ºC)! Si no habría sido aún peor.

Trifon, mi representante en Bulgaria, me esperaba a la salida. Teníamos una hora y media de viaje hasta Plovdiv. Él vive allí y, además, los clientes que teníamos que visitar estaban más cerca. Allí nos encontraríamos al día siguiente con Nikos (un compañero de Grecia).

Antes de ir a Bulgaria había informado a Trifon sobre mis alergias e intolerancias. Además, Nikos le echó una mano porqué también me había ayudado cuando fui a verle a Grecia.

Al llegar al hotel estaban todos informados ya. Sabían que soy celíaco y alérgico al pescado y tenían cosas preparadas para el desayuno. ¡Es perfecto viajar con compañeros así!

Una vez instalado, Trifon y yo fuimos a dar un paseo por la ciudad antes de ir al restaurante sin gluten en Plovdiv al que Trifon me llevaría a cenar.

Plovdiv es una ciudad muy antigua en el sur de Bulgaria. Trifon me llevó a ver el antiguo teatro Romano. ¡Muy bonito y bien conservado! Me recordó al de Tarragona (España). Era una pena porque ya era de noche y no podía ver bien todo, pero a pesar del frío la ciudad me pareció muy acogedora.   

Llegada al hora fuimos al restaurante. Se llama Hemingway Restaurant y está en el número 10 de la calle Gurko. Aunque no hacía falta porque Trifon les había informado, antes de pedir, mostré la tarjeta de viaje sin gluten en búlgaro al camarero. Este me mostró las páginas con los alérgenos y, a través de Trifon, me dijo lo que podría comer.

Estaba muy contento porque descubría el primero de los restaurantes sin gluten en Plovdiv. Viajando con compañeros así, ¡lo mejor es dejarse aconsejar! Trifon me recomendó probar la Šopska Salata (Ensalada Shopska), que es muy típica de Bulgaria. Es una ensalada muy suave que lleva tomate, pepino, cebolla, pimiento y un queso blanco típico de Bulgaria. Se parece al Feta pero no tiene un sabor tan fuerte. Todo aliñado con aceite de oliva. ¡Deliciosa! En el Hemingway la sirven con un trozo de pan tostado. Si la pedís, informad al camarero de que sois celíacos y os la traerán sin el pan.

boletin mensual sin gluten 2 - ES - BANNER POST
Haz click en la imagen para acceder al formulario

De segundo, pedí un risotto con pollo, espinacas, espárragos y apio que también estaba muy bueno. A esas horas ya empezaba a notar el cansancio. Mi cuerpo todavía estaba en hora del este de Estados Unidos. Además, me había levantado a las 4h de la madrugada para llegar al aeropuerto. Aunque me apetecía mucho probar el postre sin gluten que tenían (pastel de chocolate), preferí dejarlo ahí. Ya tendría ocasión en otro momento.

El primero restaurantes sin gluten en Plovdiv que probé me gustó mucho. Además, tenían una música en directo muy agradable. ¡Perfecta para acompañar la cena! Volvimos al hotel y nos despedimos hasta el día siguiente.

¡Al día siguiente no bajé a desayunar a bajo! Aunque tendrían preparadas cosas sin gluten para mí, preferí dormir más y comer las galletas que había traído conmigo desde España. Ese día teníamos que visitar a un cliente a 2,5h de Plovdiv y sólo nos daría tiempo a hacer esa visita.

El día fue muy bien y la reunión fue muy provechosa. Este tipo de encuentros me gustan mucho porque conoces a mucha gente. Lo malo es que no siempre tienes ocasión de visitar los sitios a los que vas.

Al volver al Grand Hotel Plovdiv, sobre las 14h, acordamos con Trifon de reencontrarnos a las 18h. Lo primero que hice fue llamar al servicio de habitaciones para que me subieran la comida. Les expliqué que tenía que comer “bez glutena” (sin gluten) y les pedí una tortilla de jamón cocido. Al cabo de poco, me llamaron desde la cocina para indicarme que en Bulgaria el jamón cocido no era 100% jamón y que no podían asegurarme de que no tuviera gluten. Me recomendaron hacer una tortilla de champiñones. ¡Hecho! Pedí una tortilla de champiñones con tomate. El pan ya lo traía yo. Ya tenía otro de los restaurantes sin gluten en Plovdiv para añadir a la lista.

Hice un par de ofertas y me puse a dormir otra vez para acabar la adaptación al nuevo horario.

A las 18h, Trifon me llevó al centro de la ciudad de nuevo para ver otras calles y casas antiguas. Era ya de noche, así que ninguna de las fotos que pude hacer saldría bien porque llevaba la misma cámara que usé para las fotos del restaurante sin gluten en Madrid especializado en croquetas que había probado al volver de Miami.

Esa noche Nikos cenaría con nosotros. Mientras lo esperábamos, decidimos ir a un bar de rock a tomar algo. Trifon me explicó que a él le gustaba mucho el “campari”, un aperitivo de color rojo y sabor amargo. ¡Muy amargo! Pero estaba bueno.

Aunque había otros restaurantes sin gluten en Plovdiv cerca, por ejemplo el Happy Grill, Trifon había reservado de nuevo en el Hemingway. A Nikos le gustaba ese restaurante y a mí me había encantado. ¡Era perfecto volver allí! De nuevo, pedí la Šopska Salata y de segundo decidí escoger carne.

¡Pedí un cordero con crema de calabaza, puré de patatas y garbanzos que estaba delicioso! Además, estaba cocinado lentamente al horno y había quedado muy tierno. ¡Casi no hacía falta ni masticar!

De nuevo, llegada la hora del postre, estaba demasiado lleno para tomar ese pastel de chocolate sin gluten. Eso sí, aprovechamos para brindar los tres con “rakia” un licor similar al brandy típico de Bulgaria.

Al día siguiente teníamos una reunión muy importante con uno de las empresas más grandes del país. De vuelta a Sofia, paramos a comer en un Happy Grill que había en un area de servicio. Mostré la tarjeta de viaje sin gluten en Búlgaro a la camarera y puso una cara de “oh, qué difícil”. Trifon le explicó todo bien y la camarera fue a la cocina a mirar la carta de alérgenos. Volvió recomendando tres opciones: gambas, pollo o salchichas. Las gambas estaban descartadas porque soy alérgico al pescado. ¡Me quedaban dos opciones!

Trifon, que siempre tiene consejos buenos, me recomendó no arriesgar con la salchicha porque a veces le añaden harina. ¡Tenía toda la razón! Una vez decidido, habló con la camarera para que me prepararan filetes de pollo con patatas al horno y un poco de ensalada.

Aprovechamos la comida para preparar bien la reunión.

Llegados a Sofia, la reunión fue bastante dura, pero muy provechosa. Nos conocimos en persona, que era lo importante y presentamos nuestra solución técnica respondiendo a todas sus preguntas.

De vuelta al aeropuerto casi pierdo el avión de Alitalia porque había mucho tráfico. Fue un vuelo bastante pesado porque no tenían nada de comida para mí.

Esta fue mi primera experiencia en Bulgaria descubriendo restaurantes sin gluten en Plovdiv. Pronto volvería a Sofia para cerrar el proyecto de la última reunión.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA:

mapa de restaurantes sin gluten

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN:

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required




 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here