Idioma / Language: Inglés

Ribadeo: visitando Playa de las Catedrales, Isla Pancha y una comprobación del camarero que me da mucho que pensar… 

Aunque teníamos poco tiempo – y esto nos obligaba a ir mucho más rápido de lo que nos gusta viajar – el viaje estaba yendo genial. Habíamos parado “a cenar” en Logroño y, tras dos días en uno de los paraísos sin gluten más bonitos de España (Moal y Cangas del Narcea), esta vez nos dirigíamos a descubrir los restaurantes sin gluten en Ribadeo.

Tras un buen desayuno, salimos de Casa Xuaquín con la promesa de que teníamos que volver. Isabel, la casera, nos había tratado de maravilla. Además, el último desayuno sin gluten que había preparado para nosotros había sido genial también.  

¡Salíamos con una sonrisa de oreja a oreja! La experiencia en Casa Xuaquín había sido genial. Además, habíamos podido disfrutar del Bosque de Muniellos y conocer varios restaurantes sin gluten en Cangas del Narcea. 

Aunque la Playa de las Catedrales sólo estaba a 2h en coche, salíamos tarde de Moal… queríamos pasar un buen rato en esa playa con ese nombre tan atractivo. ¡De las Catedrales! Suena magnífico, ¿verdad? 

Llegamos y, como era de esperar, ¡había muchísima gente! Al llegar, nos alegramos de llevar un todoterreno. Dejamos el coche trepando una cuesta. 

Viendo la cantidad de gente que había, decidimos llevarnos el trípode. Queríamos probar a hacer una foto sin gente… ¿cómo? Isa había visto un tutorial en el que lo explicaba: básicamente teníamos que plantar el trípode, encuadrar y disparar varias fotos con una exposición lo más larga posible. Luego apilando esas fotos, el mismo programa de edición eliminaba a la gente. ¡Impresionante! Estuvimos un buen rato haciendo fotos de esos arcos tan bonitos. Ahora, revisando las fotos del viaje, ¡Me han recordado a los de La Sagrada Familia, en Barcelona! 

La foto no me salió bien… ¡no puse larga exposición haha! La podréis ver pronto en Instagram. Aunque nos moríamos de hambre, no queríamos irnos de esa playa… paseamos por entre los arcos y las distintas piedras e “islotes” que habían quedado al descubierto con la marea baja. ¡Era impresionante! 

Haz click en la imagen para acceder al formulario

Cuando finalmente decidimos volver hacia el coche, ¡no llegamos! Una pasarela de madera llamó nuestra atención. Al seguirla, nos alejamos de la playa. Llegamos a un pequeño mirador, que está delante de otro de los parkings que hay, desde el que podíamos ver una panorámica impresionante. ¡El hambre que pasamos valió la pena! Al volver al coche, era demasiado tarde para buscar restaurantes sin gluten cerca de la Playa de las Catedrales… Abrimos la nevera del coche, sacamos algunas cosas de la compra de por si acaso, y comimos allí mismo. 

Llegamos al hotel a media tarde. Nos alojábamos en el O Cabazo, un hotel muy acogedor que está en la parte alta de Ribadeo. La verdad es que la habitación estaba muy bien y la carta del restaurante tenía muy buena pinta. Les explicamos nuestra condición celíaca y nos dijeron que no había problema. Reservamos mesa para cenar allí. 

Tras un paseo por el pueblo, volvimos a por el coche para ir a ver la puesta de sol desde Isla Pancha. Aparcamos antes del puente y nos acercamos al faro. ¡Qué bonito! ¡Nos moríamos de ganas de ver una puesta de sol en el mar! ¡Fue realmente bonito! Apunte: para los que vivís en la Costa Oeste todas las puestas de sol son así… pero los que vivimos en la Este, para ver el sol en el mar tenemos que madrugar bastante y no apetece tanto… 

Al volver al hotel, nos apetecía cenar algo caliente. En Isla Pancha habíamos estado totalmente expuestos al viento y el frío nos había calado un poco… decidimos empezar por un caldo gallego. Tomaos uno cada uno. Fue realmente reconfortante tomar ese potaje con verduras, alubias, patatas cocidas y algún trocito de chorizo. 

De segundo, Isa optó por una merluza al horno. El camarero me recomendó otro pescado pero por desgracia no le pude decir que sí. Le expliqué que soy alérgico al pescado y le pedí el pollo en salsa que había visto en la carta. Inmediatamente después, el camarero me hizo una pregunta que me dio mucho que pensar… Me preguntó: “¿Eres alérgico o no te gusta?”. 

La verdad es que no me esperaba para nada esta pregunta… si no me gustara el pescado, tenía otras opciones para elegir…. ¿no? Insistí en que soy alérgico al pescado y le enseñé la inyección de adrenalina que llevo siempre que viajo. Asintió, tomó nota del pollo en salsa y me dijo que las patatas serían cocidas en vez de fritas. 

Tras darle unas cuantas vueltas, me di cuenta de que, en algunas ocasiones, el término “alergia” se usa sin pensar mucho. Si no te gusta y cae una gota de aceite de ese pescado en tu plato, quizás no lo notes y no te pasará nada aunque rebañes todo el pan de la mesa en la salsa. En cambio si eres alérgico, esa gota que contiene el alérgeno te puede matar. 

Al comunicar una alergia obligamos a la cocina a tomar una serie de medidas que de implementarlas mal, puede tener consecuencias nefastas para el comensal… el hecho de camuflar un simple “no me gusta” puede obligarles a hacer más trabajo del que realmente deberían hacer. Incluso, en un caso extremo, puede provocar que, al cabo de muchos “no me gusta” camuflados bajo alergias inventadas, la cocina se relaje. 

¡Tras un postre a base de helado de vainilla y chocolate cerramos el día! 

Al día siguiente, siguiendo con el ritmo frenético de viaje, nos íbamos hacia Ferrol. El O Cabazo es uno de esos hoteles en los que pides el desayuno a la carta y te lo traen recién hecho. ¡Esto es algo que me encanta! Pedí unos huevos revueltos con beicon, pan sin gluten, zumo de naranja y un yogur. ¡Hay que empezar el día con energía! 

Ese día nos dirigíamos hacia los acantilados de Vixia Herbeira, parando antes en Cedeira a descubrir una calita preciosa. 

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA DE ESTABLECIMIENTOS SIN GLUTEN:

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN EN CASTELLANO:

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN EN GALLEGO:

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required




 

 

Artículo anteriorRestaurantes sin gluten en Cangas del Narcea y Moal
Artículo siguienteRestaurantes sin gluten en Ferrol (1)
Me llamo Santi y actualmente vivo en la provincia de Barcelona. En 2001, me diagnosticaron de enfermedad celíaca… ¡por fin! Además, soy intolerante a la lactosa, la alergia al pescado me mata, ¡literalmente!, y también algunas frutas... Viajar sin gluten se ha convertido en mi mayor hobby y creé Gluten Free Adventures por esta razón. Desde los 8 años, he viajado y vivido en distintos países… ¡aquí comparto mis experiencias viajando para descubrir restaurantes sin gluten, pastelerías sin gluten y heladerías sin gluten por todo el mundo! ¡Espero que os gusten nuestros viajes sin gluten!