Idioma / Language: Inglés

Sofia: descubriendo la comida típica búlgara en una posada que parecía muy antigua

Habíamos quedado allí con Kristian K., uno de nuestros clientes en Bulgaria. El segundo de los restaurantes sin gluten en Sofia que probaría se llama Pod Lipite (que significa “Bajo el Tilo”) en el número 1 de la calle Elin Pelin. Es un restaurante de comida típica búlgara que – por lo que entendí tras escuchar a las explicaciones de Trifon y Kristian – controla todo el proceso desde el campo hasta la mesa.

El edificio me recordó al Ye Olde Trip to Jerusalem, la posada más antigua de Inglaterra, construida en el año 1.189 en Nottingham. Me sentí un poco como Rob J. Cole, el protagonista de “El Médico”, yendo a comer a las posadas de la época.

De nuevo, cuando vino el camarero le mostré la tarjeta de viaje sin gluten en búlgaro. Kristian quedó un poco sorprendido, ya que no sabía que yo soy celíaco. Tras explicarle todo mi cuadro de alergias e intolerancias, Kristian ya no sabía qué íbamos a comer. Dejó que Trifon hablara con el camarero y este nos hizo algunas recomendaciones para que yo pudiera comer sin problemas.

¡Hice lo mejor que podía hacer cuando no entiendes lo que dicen! Me dejé llevar y mis acompañantes búlgaros pidieron toda la comida: decidieron empezar con una “Easter Salad” (Ensalada de Pascua). La ensalada llevaba lechuga, pepino, huevo cocido, rábano y cebolla verde. ¡Estaba muy buena! Era un plato muy refrescante para empezar a cenar.

Haz click en la imagen para acceder al formulario

Luego trajeron unas costillas de cordero que estaban deliciosas. Me encantaba estar en ese restaurante con una decoración tan tradicional y antigua. Mientras hablábamos, fuimos disfrutando de otros platos que mis compañeros habían elegido: trajeron unas cremas tipo paté, hechas a base de verduras y especies. Estas no las probé porque no tenía nada donde untarlas. Luego trajeron unas setas salteadas con tomate y limón y, para terminar, un plato con distintas carnes, más verduras y patatas asadas. Había pollo, cerdo y ternera con trozos de calabacín, pimiento verde y cebolla tan o más grandes que la carne.

Disfrutamos mucho de la comida acompañándola con un vino búlgaro. ¡Fue una cena magnífica! Terminamos la cena con los siguientes pasos del proyecto claros. ¡La oferta estaba aceptada y ahora tocaba hablar del contrato! Lo haríamos en las próximas reuniones desde España.

Al terminar, volvimos al hotel a descansar. Al día siguiente, íbamos de nuevo a Plovdiv para visitar a más clientes.

El desayuno sin gluten estuvo bien, aunque no fue tan bueno como las comidas del día anterior. Al reservar el hotel, Trifon se había asegurado de que tendrían un desayuno sin gluten preparado para mí. Y así fue, me trajeron unos muffin de chocolate sin gluten y un pan de semillas sin gluten. Luego me acerqué al bufete y, tras examinar todas las opciones, vi que sólo podía comer los huevos fritos, ya que el bacon tenía pan debajo…

Corté unas rebanadas de pan y puse tres huevos fritos encima. De postre, comí el muffin de chocolate sin gluten que me habían traído y ya estaba listo para afrontar otro día viajando sin gluten en Bulgaria.

Esa mañana tuvimos dos visitas. Fuimos a ver a Kristian y a su equipo en sus oficinas en Sofia y, luego visitamos a otro cliente más pequeño pero igual de importante. Al salir de esta última reunión, era ya hora de comer.

Teniendo en cuenta las dificultades que habíamos tenido para encontrar un restaurante sin gluten en Sofia el día anterior, decidimos volver al Soul Kitchen. Además esta era una opción aparentemente segura.

Esta segunda vez nos sentamos dentro, en un salón con mesas pequeñas, sillas enormes y techos altos. La casa era bastante antigua y estaba muy bien decorada. Nos atendió una camarera distinta a la del día anterior, así que repetí el ritual de siempre. Mostré la tarjeta de viaje sin gluten en Búlgaro y pregunté si tenían les quedaba pasta sin gluten. Me dijo que sí. Luego pregunté si cocinaban la pasta a parte para evitar la contaminación cruzada. La chica no me entendía y, tras intentar explicárselo un par de veces en inglés, Trifon me echó una mano explicándoselo en búlgaro.

No sé si realmente entendió lo que le pedíamos, pero los macarrones sin gluten con tomate natural, olivas negras y albahaca estaban riquísimos.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA DE ESTABLECIMIENTOS SIN GLUTEN:

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN EN BÚLGARO:

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required