restaurante sin gluten en volendam

Idioma / Language: Inglés

Ruta de los 4 pueblos: encontrando restaurantes sin gluten entre quesos y molinos

Estábamos llegando a la mitad de nuestro viaje y llevábamos casi 2.000 km de carretera. Seguíamos en Holanda y ese día no nos quedaríamos en Amsterdam. Ese día iríamos a visitar algunos de los pueblos más bonitos que hay cerca de la capital holandesa.

En un inicio, habíamos planeado ir a visitar Monnickendam, Volendam, Edam y Zaanse Schans en bicicleta. Habría sido una ruta de unos 40km aproximadamente, parando en cada uno de los pueblos para visitarlos.

Al final no fuimos en bici… Podría echarle la culpa al mal tiempo, pero en realidad la culpa fue mía… más allá de las pocas ganas que tenía de acabar empapado debido al mal tiempo… después de ver el caos de bicis, coches, tranvías y peatones que había en Amsterdam, se me pasaron literalmente las ganas de ir en bici por allí. Además, llevábamos varios días andando una media de 11km diarios y la comodidad de nuestro Gluten Free Cruiser era algo a lo que tampoco quería renunciar.

puerto de monnickendam

No habíamos encontrado referencias de ningún restaurante sin gluten en ninguno de los cuatro pueblos, así que tras desayunar uno de los brownies que traíamos de España, cogimos de nuevo la comida de la compra de “por si acaso” y nos hicimos otra ensalada de arroz. Esta vez con salchichas. No había manera de acabarlas…

La primera parada fue Monnickendam, a unos 16km de Amsterdam. Aunque antaño fue un importante puerto en Holanda, hoy en día Monnickendam es un pequeño pueblo de pescadores que en 1991 pasó a formar parte de Waterland – un nombre perfecto para un pueblo holandés.

centro de monnickendam

Al llegar, aparcamos cerca del puerto y gracias a una vecina nos libramos de una multa… En esa parte del pueblo, el aparcamiento es gratuito, pero tienes un límite de tiempo y tendréis que dejar el disco horario. Si no lo tenéis, moved el coche porque no aceptan un papelito con la hora de llegada apuntada a mano… al menos no la mujer que multaba ese día… ¡muy simpática, por cierto! La vecina que nos avisó, nos recomendó ir al otro lado del puerto – de hecho nos envió dentro del puerto – dónde aparcar es gratuito y no requiere disco horario.

Dimos una vuelta para encontrar restaurantes sin gluten en Monnickendam. No encontramos ninguno… supongo que con la tarjeta de viaje sin gluten en holandés habríamos podido comer, pero tampoco había mucha restauración allí… Tras visitar el campanario del siglo XVI y ver el comedor de todas las casas que había hasta llegar allí – se ve que en Holanda tienen un concepto distinto de privacidad o intimidad – decidimos ir a buscar una gasolinera para comprar el disco horario y dirigirnos al siguiente pueblo: Volendam.

puerto de volendam

El siguiente pueblo, Volendam, estaba a 8 km de Monnickendam.

¡Menudo cambio! ¡Al llegar había atasco! No lo esperábamos para nada… Justo antes de llegar a la calle peatonal, al lado de la zona comercial, hay un parking muy grande dónde también necesitaréis el disco horario. Nosotros aparcamos un poco antes, dónde el límite de tiempo era un poco más amplio.

Volendam es un pueblo bastante más grande que Monnickendam y tiene un paseo maravilloso dividido en dos partes: la que está delante del puerto, llena de restaurantes, tiendas de souvenirs y de alquiler de viajes en barco, piraguas y demás; y la parte que está delante del mar, dónde hay unas casas muy bonitas. Nos recordó a Hallstatt, uno de los pueblos que visitamos el año pasado cuando estuvimos en Austria

boletin mensual sin gluten 2 - ES - BANNER POST
Haz click en la imagen para acceder al formulario

Mientras paseábamos por el pueblo, íbamos fijándonos en los menús de los restaurantes. En ninguno de ellos encontramos mención alguna al “sin gluten”. Rodeamos el puerto para ver el pueblo desde lejos y admirar uno de los veleros que había allí amarrado. ¡Qué pasada de barco!

Tal y como nos gusta, elegimos un banco y nos sentamos allí a ver el pueblo, siguiendo los barcos que pasaban, recordando viajes y soñando con futuros destinos. ¡Como me gusta viajar mientras viajo!

gluten free adventures en volendam

Luego nos levantamos y fuimos a pasear hacia el otro lado del paseo marítimo para ver las casas. Mientras caminábamos, vimos el punto de información turística y paramos a preguntar por restaurantes sin gluten en Volendam. Nos hablaron del Lotje en Haven 148. Como nos quedaba hacia el otro lado, decidimos seguir paseando para disfrutar de las casitas, los barcos viejos y algunos de los residentes que siguen con la costumbre de vestir con sus trajes tradicionales.

restaurante sin gluten en volendam

Al volver, pasamos a ver el restaurante. Hablamos con el que supusimos era el propietario. Cuando le preguntamos por platos sin gluten, nos sacó una carta en inglés y, mientras nos explicaba que podían adaptar “cualquier” plato, también nos dijo que tenían pan sin gluten. Miramos el menú y no vimos ninguna indicación. Al menos conocían el tema.

Intercambiamos una mirada con Isabel y decidimos mantener el plan: comer en la playa. 

comida sin gluten para llevar en volendam

Volvimos al coche paseando por el casco antiguo, que también era muy bonito. A título informativo, allí encontramos unos baños públicos – que costaban 50 céntimos igual que los del Pancakes Amsterdam – que nos fueron de maravilla. Los encontraréis en el aparcamiento público de la calle Zusterschoolstraat.

Mientras daba la vuelta para salir del pueblo, Isabel puso las indicaciones para llegar a Edam. Estábamos a 3 km. De hecho, en el siglo XIV, Volendam había sido el puerto de Edam.

Como habíamos planeado comer en la playa, Isabel ignoró las indicaciones del GPS y me llevó hacia el camino Zeedijk – que significa malecón – dónde paramos a comer, delante de la playa.

quesería en edam

Después de comer, el tiempo empezó a empeorar. Llegamos a Edam con el cielo gris… dejamos el coche al final del camino del malecón y fuimos andando hasta el centro.

Igual que en Monnickendam, el pueblo estaba desierto. No había nada abierto. Ningún turista. Paseamos tranquilamente por los canales hasta llegar al otro lado del casco antiguo. Dimos media vuelta y empezó a llover. Nos refugiamos en un banco que había bajo un árbol delante del canal principal.

gluten free adventures en zaanse schans

Cuando paró de llover, fuimos a buscar el coche para dirigirnos al último destino de ese día: Zaanse Schans. Teníamos muchas ganas de ver esos molinos tan famosos. supongo que igual que otros tantos cientos de personas… aun siendo junio, estaba abarrotado de turistas. Sobre todo asiáticos fotografiándose delante de los molinos poniendo morritos a la vez que hacían el gesto de victoria.

Nos encantó este lugar, pero nos esperábamos algo distinto. Parecía como si entráramos a un parque de atracciones. La carretera te lleva directamente a un parking con tarifa fija.

zaanse schans

Al bajar del coche, el olor de la fábrica de chocolate nos dejó un poco desconcertados. Cada uno cogió su cámara y su trípode y nos apresuramos a llegar a los molinos antes de que los asiáticos de los dos autocares que llegaban bajaran. Nos sirvió de poco, ya que en el recinto había muchísimos más.

¡Por suerte no teníamos prisa! Comenzamos el recorrido al revés. En vez de seguir al grupo, fuimos hacia el otro lado para ver los molinos desde lejos. Esperamos a que todos se hicieran la foto entre gritos y empujones y luego plantamos los trípodes al final de una de las pasarelas.

Disfrutamos un montón viendo pasar las nubes y fotografiando los molinos e intentando hacer fotos con exposiciones largas usando los filtros…

cena sin gluten improvisada

Queríamos ver la puesta de sol desde los molinos, pero al mirar la hora nos sorprendimos de lo temprano que era. Todavía eran las 18.30h… quedaban varias horas para que el sol se escondiera y el cielo se había despejado, así que decidimos volver al apartamento para preparar el viaje del día siguiente. Dejábamos Holanda para ir a pasar unos días en Bélgica.

Preparamos las maletas, arreglamos el piso, nos hicimos una cena sencilla a base del lomo que traía Isa de Cuenca y una crema de calabaza con un huevo cocido y un poco de jamón de york salteado y nos fuimos a dormir.

Podéis ver las fotos del viaje aquí.

 

HACIENDO CLICK EN EL MAPA DE RESTAURANTES SIN GLUTEN PODRÉIS VER TODOS LOS RESTAURANTES DE LOS QUE OS HEMOS HABLADO UBICADOS EN EL MAPA:

mapa de restaurantes sin gluten

 

Y AQUÍ OS DEJAMOS LA TARJETA DE VIAJE SIN GLUTEN:

Tarjeta de viaje sin gluten en Holandes

P.D.: Por favor, tened en cuenta que en este blog comparto mis viajes, anécdotas y experiencias sobre viajar sin gluten por el mundo. Es posible que, en alguno de mis viajes, vaya a algún restaurante no certificado o exista el riesgo de que me contaminen con gluten. Tended en cuenta que la lista de referencias puede cambiar. Por favor, aseguraos siempre antes de comer en los restaurantes que recomendamos .¡Muchas gracias! 

¡PARA NO PERDERTE NINGUNA DE NUESTRAS PUBLICACIONES, TE INVITAMOS A SUBSCRIBIRTE A NUESTRO BOLETÍN!

Subscríbete a nuestro boletín

* indicates required





Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here